LO ULTIMO

Video de Roark Rhoend from Roark Rhoend on Vimeo.



Queridos amigos, creo que este video aclarará mejor todo el panorama hermético. De igual forma, me  aseguran que en breve un video de la chica que casi es damnificada por un soplador que conocemos, saldrá a la luz contando la casi estafa a la que se vio sometida.

¿Necesitan esa evidencia los auténticos charlatanes? .

En horas la transmutación pondrá un punto final en la historia de la alquimia. Se hacía necesaria. Era hora de ver las virtudes de la piedra y separar al digno del indigno. Es hora de hacer historia.


Presentación Rhoend from Roark Rhoend on Vimeo.

La tristeza que me embarga ante la traición, propia de un alma que se emociona con cosas simples como fue siempre la mía, me lleva a redactar este breve mensaje. Mañana por fin sabrán que desde aquel día en que pensaba retirarme – y que debería haber hecho, pero no pude con mi genio de ayudar  a los demás- el que estuvo detrás de Rhoend fue siempre el hombre de la foto de aquí  – que ahora circula por Internet y que ahora sabrán porque tomé mis resguardos de ocultar mi auténtica identidad. 

No es poca cosa decir que se tiene una piedra que transmuta metales en oro, y menos afirmar que tiene un poder regenerativo. 

Eso lo usarán siempre en contra de quien emita dichas afirmaciones. 

Pero más aún, si en un caso de salud grave, decide ponerle un precio al restablecimiento de esa salud. No se puede ponerle precio a la vida humana. Y eso es lo que, al recibir esta serie de correos, con los enlaces a webs, me hizo entrar en una insondable tristeza.

No lo pude creer. No de él. No podía concebir que un ex discípulo, que obró en su día como Judas, ahora obrara de esta manera. 

Entonces comprendí que únicamente un falso adepto lo podría llevar a cabo esto de cobrar por sanar de una enfermedad terminal a alguien. No quiero ni pronunciar el nombre de este Judas Iscariote, que una vez me invitó a su boda, y con el que siempre mantuvimos buen trato. Me resisto a creer que se haya rebajado a tanto, que haya jugado con la vida y con la muerte de un ser vivo.

Diré unas palabras, que a muchos servirán y otros pensarán es parte de un engaño, pero yo me dirijo a los que pacientemente trabajan día a día en la Gran Obra. Cuando se tiene el SM, en forma de un aceite, el mismo se puede obtener de diferentes maneras, incluso utilizando el sol y un lente de aumento a lo Lana de Terzi. Lo expliqué aquí muchas veces, y hasta relaté brevemente cómo lograrlo. 

Ese aceite puede volverse blanco y finalmente rojizo, con propiedades medicinales interesantes. Pero no es el Elixir ni la Panacea Universal

Llegar a la bendita Piedra Filosofal, es un duro camino. El SM es sólo la materia para iniciar los trabajos. Pero luego, si leyeron Recreaciones Herméticas, podrán saber que son necesarios muchos más pasos. Entre los que cabe suponer, la obtención del Alkaest

Sin este Alkaest, que es la auténtica materia para la piedra, no se puede lograr nada. Llegar al mismo lleva su tiempo, su paciencia y su técnica secreta que sólo por revelación divina se puede obtener.  Es el famoso agua que no moja, de aspecto algodonoso, y que muchos confunden, por su consistencia ,con el SM.

No digo que me crean, digo que lean los tratados más honorables de alquimia: Cyliani, Recreaciones Herméticas, a Flamel, y salgan de su autoengaño.

Espero esto libre de la confusión a muchos alquimistas, que sobre todo ahora se endilgan coronas de reyes y creen curarlo todo: están en un gravísimo error y eso puede ocasionarles problemas si deciden hacer como están haciendo ahora de comercializar medicinas a precios abismales.

Es lo último que ofrezco, en forma de ayuda, lo quieran ver o no,  en este espacio. 

Y volviendo al título de esta entrada, diré que los enlaces que facilito hablan por si mismos. Me niego a creerlo, pero no tengo más remedio que considerar la evidencia como algo concreto, más aún al tanto de los ataques que han recibido en estos días dos de mis colaboradores y amigos, como son Jarré y Julián, quienes se han visto inmersos en el odio enceguecido de personas no aptas para el saber alquímico.

Este odio inconmensurable es el mismo que hubiera recibido Fulcanelli por no revelar secretos, el mismo que llevó a que gente sin escrúpulos torturen a El Cosmopolita y tantos otros alquimistas anónimos para arrancarles el secreto. 

Hoy día, como no llegan a mi, torturan a mis allegados, o lo hacen con el medio a su alcance: Internet y web anónimas que publican por ahí, denuncias a Facebook para que corrobore mi identidad, y ese largo e inútil etcetera de los desesperados por respuestas que jamás las tendrán.

Que sirva de ejemplo la existencia de Rhoend para entender la naturaleza humana corrompida.

Dejo, por más que me duela, los enlaces a estos respectivos personajes:




Existen muchas más, pero mi deber y responsabilidad acaba aquí.

Acabo de eliminar el foro de Rhoend. Es el primer paso, en 30 días, cuando este dominio pida ser renovado, no lo será. Y ahí sera el final de esta web.

En la historia han quedado siempre evidencias del paso del alquimista: por lo general, a través de las transmutaciones del plomo en oro. Era la firma indudable de que el artista había conseguido la piedra filosofal.

A lo largo del tiempo, incluso, se oficiaron decretos reales en contra de los “fabricantes de oro” que pululaban por el orbe. Hay infinidad de historias, que ustedes recordarán mejor que yo. Y quizá la última, la más notoria haya sido la de Richard Chanfray, quien afirmaba que era el mismísimo Saint Germain que vivió 300 años atrás.

Se jactaba en un documental de ser inmortal y recordar con cierta fingida nostalgia, al pasear por Versailles, la época en la que habría vivido siglos atrás.

 Este documental es invaluable para que lo vean:

 

Luego, en un programa de television ofició una transmutación en vivo donde joyeros y cientificos comprobaron había sido efectiva. Quedaron pasmados y fue la primera transmutación de plomo en oro que se transmitió en TV.

Fue una muestra exigua, como podrán ver también en el video, pero suficiente para el científico de turno que no pudo concebir tal prodigio.

 Como sabrán, Chanfray finalmente divulgó que la piedra filosofal se la había regalado un anónimo alquimista, pero que él no la tenía consigo.

Por esa razón, impotente de poder fabricarla por si mismo, y llevando un tren de vida de cuantiosos gastos con su pareja, decidió poner punto final a su existencia suicidándose.

En honor de la alquimia, y porque ya es tiempo que se lleve a cabo una transmutación real, poderosa, en video, voy a llevarla a cabo este viernes mismo. Esa sera mi carta de despedida. Pero el jueves saldré mencionando estos eventos que han sucedido y por qué me veo obligado a retirarme, y esta vez, para siempre.

De ahí en más nunca más volverán a saber de mi. Porque tal situación me pondrá en la mira del mundo. No hablo de una transmutación mediocre como la de Chanfray, que era apenas un exiguo segmento de plomo. Ni aquellas dudosas como las de cierto YouTuber famoso por sus mentiras y hurtos al saber alquímico que hace cualquier cosa en cámara para que  le crean.

No.

Hablo de una transmutación como la que llevó a cabo Fulcanelli delante de Canseliet.  Es lo menos que nuestra bella alquimia merece en medio de tanto “conventillo de alquimistas” que en lugar de ocupar sus hornos se ocupan de personas, dando paso a que la filosofía se vuelva frívola. El mal de nuestro siglo.

La transmitiré en vivo, si así puedo, por Instagram. Pero luego pondré el video aquí para que todos puedan apreciar lo que realicé ante mis seguidores de aquella red social que, como todo, también tendrá corta existencia.

¿Esto era lo que querían no?. El costo será que yo desaparezca.

Saludos Herméticos

Hace meses atrás, cercano a diciembre del 2016, le expliqué a Jarré, en un encuentro casual en la Patagonia, como hacer el SM en tres a cuatro horas. Le mostré mi propio artilugio, y él tomó debida nota dibujándolo. 

Más tarde, me dijo, que se lo diría a Julian, para que ambos pudieran llevar a cabo dicho experimento. Según me dijo Jarré, con Julián habían conformado una excelente dupla de laboratorio y ambos ahora trabajaban asociados en la Gran Obra. Alenté dicha amistad porque ambos alquimistas me son muy queridos. 

El problema se inició cuando el secreto se trasladó más allá de Julián a las esferas de aquel Círculo Hermético del que hablé antes - que prometían infiltrarse para sacar saber alquímico a los alquimistas profesionales. 

Y llegó a oídos de un integrante quien aprovechó para poner en práctica el procedimiento con rotundo éxito como enseñó en fotos y videos de Instagram. En virtud de la paciencia y dedicación que le tuvo Julián pudo aprender el secreto del SM en pocas horas.

Fue después de este conocimiento adquirido que aquellos alquimistas decidieron rebelarse contra el maestro haciendo lo que la naturaleza humana desprovista de un bien mayor suele hacer: clavando un puñal en la espalda. 

Con el secreto a cuestas, creyeron poder subirse a lomos ajenos y continuar su sendero por si mismos. Pero lo que hicieron, sin saberlo, es perderse en el laberinto del que , ahora sí, jamás podrán escapar. El tiempo me dará la razón. 

De ahora en más, y lo lamento grandemente, no podré ayudar a ningún alquimista que me escriba. He ayudado, como sucedió con el mal agradecido y lisonjero de Frater Albus a infinidad de alquimistas sin pedir nada a cambio. Pero las puertas herméticas se cierran. Y en este cierre, quizá comprendan por qué Fulcanelli desapareció. 

No se puede tener la Piedra Filosofal y a la vez estar en este mundo rodeado de gente ambiciosa de poder, gloria, y fama. La avaricia lleva a estos pocos escrúpulos. Y cuando se tiene la corona, se huye rápidamente denunciando al que se la robó. Y aunque lo he previsto, comprobarlo en la experiencia, es bastante triste. 

Rhoend tiene las horas contadas. Porque todo habrá de desaparecer esta vez para siempre. El saber alquímico no es apto para estos modernos alquimistas de Internet que en lugar de trabajar en sus hornos, denuncian cuentas de Facebook a amigos y a mi mismo (como hace Frater Albus), expulsan de foros privados por capricho y paranoia, y se dedican a lisonjear con los alquimistas a los que creen que pueden sacarles algo de información: atento con esto amigo mio Vasilius, ellos van ahora a por ti.! (Se lo diré, no obstante, por teléfono en un momento). 

Son peores que buitres. Desesperados por arrancar un pedazo de secreto a como de lugar.

Esto es lo que han conseguido esa gente. En esta casa no se responderá más a nadie. Y en breve daré la orden para que el foro desaparezca también.

Lo lamento mucho.

La lisonjeria, como la falsa adulación, siempre fueron las herramientas de los manipuladores. Hace dos años atrás, en 2015, un hombre que respondía al nombre de Albo Forever, y que ahora se hace llamar Frater Albus, me escribía a diario preguntándome sobre la alquimia. 

Yo le brindaba la información, incluida fotos de la obra, sin pedirle a cambio absolutamente nada. Fueron pasando los meses, y este hombre, con su conocimiento incompleto de la práctica alquímica, decidió convertir su frustración en ira y en ataque hacia el que le abrió los ojos al camino del SM, este es, un servidor. 

Y no lo digo yo, lo dice él mismo en estos correos: 



Texto: "No dejamos de agradecerle a Ud. a cada instante, de manera grupal, su inconmensurable aporte que nos ilumino el camino en el Laberinto Hermético, y la ayuda particular con cada uno de nosotros"




Texto: "Escribo, primer que nada, para agradecerle todos los elementos que me ayudaron a terminar de comprender la Teoría Alquímica y sus continuas aportaciones, y más aún, de manera personal, la particular y personal guía que me supo brindar, así como los materiales que tuvo a bien compartirme"


Sí, leyeron bien. Se lo ofrecí como todo lo que ofrecía inicialmente desde esta web: totalmente gratuito. Sin cobrar nada. 

Pero ya ven como el ser humano tiene dos caras, y cuando no consigue lo que quiere a través del ejercicio de la manipulación lisonjera, lo hace con el ataque. Y ahora, desde una oscura web que no voy a nombrar, porque ni vale la pena mencionar sus desfachateces, Frater Albus y otros pobres peones que creyeron en sus paranoias, ejercen una inútil cruzada contra mi, cuando lo primero que deberían hacer es dedicarse a sus laboratorios. 

Lo peor de todo es que esa suerte de Circulo Hermético que han formado parece ser dirigido por este excelso manipulador de nombre Albus. Al punto que dos queridos alquimistas que yo tenía en estima han caído en sus redes. Pero les invito a leer los correos que inicialmente, hace años atrás, Albo Forever, o Frater Albus, radicado en la provincia argentina de salta, me profesaba.


Texto: "Quiero contarle antes que todo, que pude ponerme en contacto con otros neófitos en el estudio y practica de Nuestra Ciencia Hermética. Quizá ya haya oído algunos nombres: Yian, Agni, Carlos Medina. Hemos conformado un interesante y participativo grupo muy dedicado y estudioso en el Arte..."



Lo dramático de esta situación es que aquel círculo hermético, encabezado por Albus, creen en este manipulador, cuyo resentimiento por la gente de Buenos Aires, según pude enterarme, es algo patente y que tristemente reflejada su podredumbre intelectual.

A ellos, los que siguen a un lisonjero manipulador que vive en el anonimato, la gran frase de Cristo: 

Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. 

Sólo diré que eviten mencionar que curan personas de enfermedades incurables, como el cáncer, porque tal afirmación es atrevida y circula por este mundillo alquímico más veloz que el propio SM. Y de igual manera, ha circulado la información, totalmente veraz, de que el grupo del Círculo Hermético fue formado para infiltrarse entre los alquimistas avezados, entre ellos, Vasilius y yo mismo, para obtener información a como de lugar. 

Ahora, aquel grupo dice tener la Gran Cera Roja. Y debería aplaudirlos, si no fuera que sé que mienten a si mismos. La Gran Obra auténtica no se hace en tres días ni en tres horas. Eso, supongo, deberían de saberlo. Salvo que lo que estén haciendo sea una obra de la imaginación. Entonces el tiempo sí sería relativo.

Decir, una vez más y de paso, que el crecimiento de las plantas es un hecho con la piedra – no con el SM – y que si la tienes como debes tenerla, ni hace falta que te preguntes si lo puedes lograr. 

El jueves próximo, en un video revelación, saldré comentando muchas cosas. Entonces, los sopladores que ensucian la Gran Obra, que los hay muchos, desistirán de tocar, siquiera acariciar, el bendito Arte de la Alquimia.

Nadie quiere morir. Este precepto no escapa a nadie. Y por eso, es conveniente ser riguroso con lo que se transmite por Internet. Al día veo webs que de pronto salen a la luz sobre el Arte Alquímico, que ni existían años atrás cuando yo iniciaba mis caminos en estos meandros alquímicos. 

Ahora hablan del SM, dicen cómo manifestarlo, enseñan fotos con líquidos viscosos, y por añadidura, por envidia, lanzan un ataque hacía quien les tendió la mano, años atrás, de forma gratuita, sin pedir nada a cambio. Alterados, se rasgan las vestiduras y dicen que soy un comerciante, un vendedor de libros a precios siderales. Y la verdad sea dicha: si inviertes en un laboratorio de química para producir líquidos de colores y olores tóxicos ¿no invertirías para saber el camino auténtico a la piedra filosofal?. 

Si yo jamás hubiera creado este blog, no habría nadie, absolutamente, que mencionara las virtudes del SM. Ni sabrían que es la materia de la obra. Trevisano pasó años y años buscando la materia. Y yo les regalé eso que ahora no valoran. Y desde web apoltronadas, me atacan día tras día.

Estarían obsesionados con rocíos, robles, antimonios, piritas, sales higroscópicas, y todo ese surtido que bien sabemos los entendidos no conducen a nada. Habrían hecho gastos considerables, mucho más que un mero libro, y seguirían a lo largo de sus vidas, como reflejan las vidas de muchos notables alquimistas, por ejemplo Canseliet, sin lograr el propósito de sus existencias. 

Canseliet : amante de la vía seca, discípulo de Fulcanelli


Pero brindo ese saber, y desde web anónimas, se me critica duramente. Se me llama comerciante. Ese es el agradecimiento por brindar el conocimiento. 

Sabiendo que esto sucedería, porque así es la vil naturaleza humana, decidí ponerle precio al saber. Al menos, si me criticarían, yo habría recibido una suerte de indemnización ante los constantes insultos de alquimistas que se nutren de esta web. 

Pues bien, dicho esto, debo hablar un poco de la pueril privacidad de los foros y de Internet en general. Porque me ha llegado la información que ciertos foros no aceptan alquimistas porque lo que allí se habla es muy sagrado. Convengamos que será sagrado para ellos, pero no para Zuckerberg, que detrás del gigante de Facebook no deja pasar nada que considere de importancia. Millones de dólares le dan el permiso para apropiarse de la información que considere válida y poder poner a ingenieros a trabajar en ello. 

Lo mismo sucede con Google. Nada pasa desapercibido para sus ojos omnipresentes. Nada que sea de utilidad. Uno tiene el pensamiento que creando foros privados la información estará contenida. No es así. Siempre hay un tercero observando. 

Lo peor de todo es que es un tercero que tiene el poder y los medios para llevar a cabo las más variopintas locuras. Google afirmó que dentro de algunos años lograremos la inmortalidad. Vivir por siempre, o al menos mantener la vida, es un sueño humano popular y enseguida los monstruos de Internet intentarán lograrlo con sus muchos medios a disposición. 

Es ingenuidad – y puerilidad mezclada con arrogancia a partes iguales – considerar que nuestro secreto estará protegido usando un foro privado, una cuenta de Gmail, Yahoo, o lo que tercie. Apenas intercambiamos un correo, esa información es procesada, digerida y separada como algo o no de importancia para los monstruos de la informática. 

Si hay algo de valor, pronto se verá en la vida diaria su utilidad y su, desde luego, comercialización. Si todavía nadie vende la medicina universal o la piedra para producir oro puro, es que la información que se está trasladando por Internet no es suficiente. O quizá me equivoque y mañana salgan en las farmacias la cura contra todas las enfermedades. 

El robot de Internet que atrapa las tendencias, también se hace con nuestros secretos o lo que creemos es un secreto. No hay nada que se deseche, todo es analizado e interpretado, y si hay algo plausible, se lleva a la práctica por ingenieros capacitados. 

La alquimia no está protegida en ningún lado mientras utilicemos  Internet. Por eso, los que buscan recetas, como siempre he dicho a lo largo de los años, chocan con la frustración. No quieren pensar y buscan seguir el paso a paso. Olvidan lo importante de este secreto y se enojan si compran un crisol de cuarzo y no les funciona la cosa. Se olvidan de pensar por si mismos, y desprecian el experimento por considerarlo inútil. 

Muchos, dicho sea de paso, probaron el sistema del crisol de cuarzo con notorio éxito. Que ahora me diga un amigo y colaborador que eso es causa de un odio infinito hacía mi persona por un individuo que no le funcionó realmente me hace dar cuenta de nuevo de cuán pueril es la gente. 

Pero por fortuna no todos son así. Y los que siguieron mis enseñanzas hoy día se alzan con la verdad entre las manos. No los mencionaré, porque no lo desean.

En breve, la semana entrante, subiré un video hablado de esto y otras cosas, donde me verán nuevamente en cámara para los que dudan que Rhoend sea una persona. No hay un grupo detrás de mí; siempre he sido un lobo solitario. Y así lo seguiré siendo. 

Por último, no confíen en las redes sociales, ni en Internet, para compartir secretos. Si los tienen realmente, lo último que desearan es mencionarlo siquiera. Si lo hacen, esperen un tiempo y lo encontrarán prostituido en cualquier tienda comercial.

Para los nuevos adeptos, nacidos en virtud de que Rhoend.com exista, les aconsejo la prudencia. Sean hijos del hermetismo. Preferible les digan comerciantes, sopladores, o lo que se quiera, que auténticos alquimistas si en verdad estáis en posesión de la piedra filosofal.


Hace días atrás, el profesor Nicholas Gibbs, escribió un largo artículo en el The New York Times donde afirmó que descubrió de que se trata el misterioso manuscrito. Si recordamos, es uno de los tratados antiguos más enigmáticos del esoterismo. Actualmente conservado en la biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale, aparece recién en 1903 cuando un anticuario lo compra en una subasta y, de paso, le bautiza con su nombre. 

Pues bien, para Gibbs el tratado está claro: es un tratado de buenos usos y costumbres ginecológicas para mujeres. Esta es, al menos, la investigación paleográfica de Gibbs. Y la confirma diciendo que sería la explicación a los dibujos de plantas extrañas, diagramas astrológicos y mujeres denudas sumergiéndose en lagos. 

El lenguaje, que era otro escollo, sería latín para Gibbs, pero usando un código criptográfico que le da una apariencia de lengua desconocida.

Estuve hasta hace un rato conversando con Jarré a raíz de un correo que le escribió un alquimista, de nombre Shaka, que afirma que le enseñó a cierto alquimista de YouTube, el guardado secreto de la vía del tártaro, que reduce los trabajos de Hercules y nos deja preparado el Alkaest en poco tiempo. 

Enfadado y angustiado, este alquimista escribe que aquel youtuber – conocido por todos los que transitan el ambiente alquímico, y conocido por sus calumnias y timos, entre los que pululan los plagios a esta misma web – le copió el proceso y ahora está en poder el famoso Disolvente Universal

Desesperado, le escribió a Jarré para pedir disculpas porque el soplador está en poder del Disolvente y él fue su maestro sin pretenderlo. Pide disculpas a todos los alquimistas, entre ellos, Vasilius. De alguna manera, recae en mi la responsabilidad para que hable al respecto de la vía del Tártaro. 

En realidad está mal dicha: no es la vía del tártaro sino la de los Carbonatos. 

Lo que se utiliza, y que aquel alquimista de YouTube enseña en videos, son las cenizas de cualquier madera, en lo preferible roble, para extraer su sal por lixiviación. Esta vía, habrá quien lo recuerde, la expliqué hace años atrás cuando dije todo lo que había que decir sobre la vía del roble. Mi querido amigo, Roberto, lo recordará mejor que nadie. 

Hasta avancé la idea de que posiblemente el alquimista vagabundo de Mendoza, de quien tuvimos noticias con Jarré años atrás y que habría logrado la obra aunque viviendo en la miseria, pudo haber usado las cenizas para lograr la piedra filosofal.

En España hubo un alquimista (Weiszacker) que afirmó lograr por está via la piedra roja. Lo mismo en Francia. Y el proceso es harto sencillo, pero requiere cierta paciencia que no se puede acortar.

Pues bien, lo que extraemos de las cenizas, lo sabrán todos los avezados alquimistas, es una sal: el carbonato de potasio. 







El sistema es antiguo, y era la forma usual de sacar esa sal en el pasado para fabricar muchas cosas, entre ellas, el vidrio (la materia más próxima a la piedra si atendemos a Fulcanelli).

Lo que explicó Shaka a este advenedizo alquimista es que una vez se tiene la sal, debe recibir la influencia lunar, o en otras palabras, dejar que se impregne de rocío, atrayendo como imán filosófico este fuego secreto del cielo.



El resultado es un agua turbia, producto del carbonato, a la que pretenden llaman Virgen Negra, y que sería, a grandes rasgos, el Disolvente Universal.

Esto no es así, y sólo diré que quienes sigan esta explicación se conducen al engaño y al error. Se puede lograr la piedra por medio de los carbonatos, en especial, el de potasio. Pero el procedimiento consiste en un artificio secreto que jamás ha sido revelado y nadie lo hará por Internet. Weiszacker lo sabía y lo logró, pero jamás reveló a nadie cómo lo hizo exactamente.

En efecto, en poco tiempo se puede lograr la Gran Obra sólo utilizando la madera de roble como materia prima. Pero la potencia y eficacia de dicha piedra dista años luz de la obtenida con SM.

Digamoslo así: una arranca la pureza y el poder del centro de la nada, arracimando en una materia extraordinaria la fuerza del universo, y la otra, al provenir de una materia especificada, su eficacia es mucho menor.

Y que no haya dudas: el Disolvente Universal es único. No se obtiene por preparaciones más o menos  químicas, hiperquímicas e incluso espagíricas.

Puede haber muchos disolventes del oro, pero el Alkaest es uno sólo. Su obtención se logra a partir de las materias filosofales ya logradas, y para hacerlo - con esto revelo algo que jamás dije - se necesita del mercurio: porque el Mercurio Filosófico, el Alkaest, se hace con el Mercurio.

Sepan disculpar no diga cómo preparar el mercurio. Alguien se me adelantó: el autor de Recreaciones Herméticas.



De nuevo, debo viajar. No obstante, los pedidos de libros que me han hecho les haré el seguimiento debido. Ya están en preparación en la editorial, apenas tenga los números de seguimiento se los brindaré como de costumbre.

Me han preguntado muchas veces sobre mis viajes, y que contase qué clase de equipo llevo conmigo. Todo se reduce a algo básico: una mochila. No me gusta cargar equipaje. No me compro nada raro al viajar. La ropa que utilizo la dono tras unos meses de uso y me compro nueva. 

No me apego a las cosas, eso lo he aprendido. No tengo coche, no me interesa tenerlo, tampoco tengo una casa. Mis únicos apegos, si así puede llamársele, es a estos enseres:




Una navaja multiuso, un lente de aumento de gran poder, un pequeño balón, un celular – cualquiera – con cámara térmica, mi anillo, un recipiente, y mi reloj. 

Todo, sin embargo, es desechable: menos mi anillo, capaz de albergar la bendita materia de la Medicina Universal, perfectamente camuflada en su compartimiento secreto.

Obviamente, hay más cosas que llevo conmigo: una pequeña agenda, billetera, y anteojos de sol. Pero  no son elementales.

Como sea, a mi regreso les traeré novedades sobre el homúnculo y la palingenesia. Los vídeos que pienso publicar serán realmente sobrecogedores. 

Existen infinidad de historias, sin duda la de Alberto Magno es la más popular: dicen que produjo ante el rey de Galia un árbol con hojas, flores y frutos dentro de una botella de vidrio. 

Lo extraño es que crezca el árbol fuera de la estación y dentro de una botella. Que dé frutos es otra rareza insólita. Se habla de la regeneración a partir de cenizas. Pero veamos un poco más el asunto. Todo parece indicar que se trató de una leyenda lo de Alberto Magno, no hay datos que hablen al respecto, tanto en su vida como la del rey en cuestión ni tampoco en los padres dominicanos que habrían estado presentes. 

Por lo tanto, sospeché que era un simple mito del pasado. Pero decidí continuar mis investigaciones y buscar en libros incunables, en extraños tratados, muchos en italiano, que en su día me obsequió mi buen amigo Ángel (espero lo recuerde fue hace años) 

En el libro Curiositez Inocuyes - Curiosidades inauditas - se afirma que ciertos médicos polacos tenían la facultad de guardar cenizas en unas botellas con ciertas plantas y, habiendo aplicado un calor moderado a la botella, la hierba crecía según la especie seleccionada. 

Enseguida pensé que en esa ceniza había una suerte de sal capaz de despertar el centro de cualquier semilla vegetal, volviendo a la vida de manera instantánea la virtud seminal. 

Lo resumiré: descubrí cierto procedimiento con el que logré hacer crecer y madurar una planta dentro de una botella de cuello alargado. Creé un microuniverso particular y cerrado, y todo a partir de semillas y con ciertas sales que no voy a divulgar por este medio. 

El resultado fueron dos hermosos arbolitos que recuerdan los Bonsai, pero la diferencia se encuentra en que únicamente a través del calor es posible verlos en su pleno desarrollo, sino permanece todo en una materia caótica en un limo extraño.

El fuego hace surgir la forma auténtica de la planta de la cual proviene la semilla.

No pretendo adelantar ahora ninguna imagen. Pero, insisto, lo haré en breve junto al procedimiento secreto para lograr este prodigio. Para lograr, a partir de las cenizas, esta suerte de resucitación cual ave Fenix.

Tras decidirlo por mucho tiempo, oir los sabios consejos de amigos alquimistas, decidí rechazar dos ofertas para la venta de Rhoend.com bastante elevadas. Decidí que continuaré con este portal, aunque las consultas, numerosas, que me hacen las derivaré para que las puedan explayar en el Foro

Para los compradores de mis libros, haré una sección privada en el foro, de manera que puedan solventar sus dudas y todos se nutran de las respuestas. Pueden escribir sus dudas particulares con respecto a  la manifestación del SM en el apartado titulado: Legado Hermético. (Pidan el acceso a mi correo con su nickname del foro)

Por lo demás, estoy terminando dos proyectos ambiciosos que estoy seguro les agradará poder ver. Uno de ellos, relacionado con la palingenesia en el reino vegetal. Y otro, mucho más imponente, en el cual llevó no menos que 15 años intentándolo: la creación de un Homúnculo. 

Se ha dicho mucho al respecto, se han escrito libros sobre esta rareza o prodigio del que es capaz un alquimista. Se crearon fabulas, corrieron ríos de tintas con libros como el Golem. ¿Qué hay de verdad? ¿Qué hay de mentira?. 

Espero en unas semanas presentar un video que pondrá por primera vez en la historia humana la visualización de esta criatura plasmática. 


Imagen de un tratado antiguo en latin sobre la palingenesia

Johann Kerseboom / Vía: Wikimedia Commons
Queridos amigos, debido a la cantidad enorme de correos que recibo, me es prácticamente imposible responderlos a todos. Y ayudo únicamente, muy a mi pesar, a los más avanzados en la Gran Obra. Ellos, eso espero, cuando yo no esté más timonearan el conocimiento hermético a los buscadores de la verdad. Debido a que existen alquimistas que no saben por donde empezar de los libros aquí publicados, les propongo Tratado del Vapor, Legado Hérmetico, El Jardin de las Hesperides, y la Tercera Piedra a un precio inmejorable: 1000 dólares. 

Si los compran por separado les saldría: 1420 dólares. Con esta oferta, válida por una semana nada más, se ahorran 420 dólares. 

Desde luego que Legado Hermético se vende sin la piedra, tal y como se obtiene desde la plataforma de Amazon. Los interesados escríbanme a : rhoend@outlook.com

Ante todo, les pido mis más sinceras disculpas por no haber tenido listo el contenido que acompaña al libro El Tratado del Vapor

Ayer finalmente lo realizó Sophia con su hermana y me lo facilitó hoy. Antes no pudo hacerse por múltiples factores que no deseo hacer públicos. 

Para todos los que adquirieron el libro, podrán acceder con la clave que figura en el prefacio del mismo. Los que no hayan adquirido el libro lamentablemente no podrán disponer de este secreto. 

Muchos critican este proceder que ejerzo, y no tengo otra cosa que decir que no se trata de quien tiene dinero y quien no lo tiene para comprar el secreto lo que lo hace digno, sino quien lo utiliza para el saber alquímico. Porque no hay un alquimista que no haya invertido muchísimo dinero en sus artilugios de laboratorio, y no hablemos de la venerada vía seca de Fulcanelli cuyos gastos son estratosféricos. Y gastan ese dinero para seguir los rudimentos que explican los antiguos tratados que fueron confeccionados para engañar.

Pero si te vendo un libro donde el secreto consiste en observar la simpleza de la naturaleza y , tras esta observación, usar un frasco y unos elementos muy sencillos y baratos de obtener, se enojan conmigo porque vendo el secreto. 

En mi libro está todo tan claramente explicado que invertir en cinabrios, antimonios, sales y demás sería un despilfarro. Te evito tránsites ese sendero porque yo ya lo hice y muchos amigos también lo hicieron y quedaron en la ruina.

Así como la alquimia de laboratorio no puede ser para nadie que no tenga un mínimo de economía para abastecerse de los utensilios que cree necesarios, el secreto de hacer de la nada todo demanda la misma inversión. 

Si inviertes en vidrios, ¿por qué no hacerlo en conocimiento?


Finalmente, para los que lo necesitaban en inglés, acaba de editarse en este idioma. Les dejo el link. En inglés se podrá comprar desde el enlace referido:

Link al libro

Finalmente mi prometido y último libro está disponible. Desde ya les digo que los que lo adquirieron por adelantado ya están en la lista, y hoy mismo la editorial comenzó con la impresión para ser despachado lo antes posible. Les gradezco la confianza depositada. Y espero que les agrade lo que encontrarán. A partir de ahora, esta web quedará en poder de mi discípula Sophia. Ella timoneará este barco hasta aguas más dulces. Lamento que la comunicación por correo también se vea mitigada. Pero utilicen el foro para evacuar consultas, donde muchos alquimistas que lograron realizar la obra podrán asistirles. Mi despedida formal la publicará Sophia en esta web cuando yo ya no esté en este mundo.




A partir de esta semana, mis comunicaciones con los alquimistas van a comenzar a mitigar hasta desaparecer por completo. Motivos ocultos me reclaman hacerlo. No me pidan respuestas a esta decisión, porque no las habrá. 

Enviaré, antes de marcharme, un manuscrito inédito sobre mis experiencias alucinantes en Japón a mi buena discípula Sophia. 

Quisiera poder adelantar algo sobre ello, pero es crucial no lo haga. Después de ese libro ya no habrá más noticias mías, por más que lo quiera. 

No es un legado, es un testimonio: no encontrarán cómo hacerlo, pero sí que se puede hacer y lo que se produce en el alquimista. 

Los interesados, pueden ya reservar esta obra, que será limitadísima y no se comercializará en lulu ni otra editorial a demanda semejante. 

Apenas diez ejemplares, cuyo costo final será de 500 dólares. Pero que si la reservan ya, podrá valerles 300 dólares nada más con los gastos de envió incluidos. 

Sólo 10 libros. Acabados estos, no se venderá nunca más.