Sj
[longevo]
 
 
Este hombre de la foto afirma, y su pasaporte lo confirma, tener 123 años de vida. Y se conserva con una salud y lucidez envidiable. ¿Su secreto? Dieta hipocalórica, sin picantes, y no tener sexo. 
 
La historia comienza así. 
 
Un día igual a otros en el Aeropuerto Internacional de Abud Dhabi, en Emiratos Arabes Unidos. De pronto un anciano nacido en India se presenta, extiende su pasaporte, y los oficiales lo examinan. ¿Es un truco? No puede ser posible. A lo mucho, le daban 90 años. Pero no. El anciano poseía la friolera de 123 años de edad. 
 
[EAKAPZM6XNELNKMULMSLX4JF44]
Su nombre es Swami Sivananda (sí, parecería el mismo nombre del famoso gurú indio) y nació en India en 1896. Tras conocerse su noticia, confesó sus secretos de longevidad. Y que se basa en una vida sin mucha ostentación, pero donde dedica horas al yoga (dos horas por dia) y poca comida. 
 
“Llevo una vida simple y disciplinada. Como muy simple, solo alimentos hervidos sin aceite o especias”, afirma.
 
Cuando tenía 6 años perdió a sus padres, enseguida fue entregado a un gurú espiritual que le hizo viajar por media India hasta afincarse en Varanasi. 
 
Creció allí en la más terrible pobreza lo que hizo que muchas noches no cenara y durmiera con el estómago vacío. Esto acostumbró a reducir su consumo de calorías. Otra de sus técnicas es no comer picantes bajo ningún concepto y tampoco practicar el sexo, la cosa más difícil de lograr (al menos para quien esto escribe). 
 
Este hombre sería el hombre más viejo del mundo del que se tenga noticia, destronando a Kate Tanaka que figuraba en el libro de Guinness habiendo vivido 116 años y 278 días. 
 
 
[LMFMTGDJIBABFCBVAFYPJCZQYU]
 
 
[JXFQITD6FRBNDKTJH75KPJFXJE]

 
 
LA CIENCIA Y LAS DIETAS HIPOCALORICAS 
 
Hace más de 75 años se debate si comer menos calorías aporta mayor longevidad. En 1987 investigadores de NIA iniciaron sus pruebas en monos macacos. En 1989, otro laboratorio lo hizo con primates en Winsconsin. 
 
El resultado salió hace unos tres años publicando que los monos sometidos a restricción calórica parecían más jóvenes que los demás, había menos casos de cáncer y sobrevivieron más que el grupo con dieta tradicional. 
 
La controversia se gestó porque los datos que NIA publicó en Nature contradice estos otros. Los monos macacos no vivieron más que sus congéneres que se alimentaron vulgarmente. 
 
¿Entonces?. 
 
Sin embargo, si se detectó que la restricción calórica trajo aparejado niveles muy bajos de triglicéridos, de glucosa en sangre y un menor estrés oxidativo. Pero no disminuyeron los casos de diabetes ni las clásicas enfermedades cardiovasculares. 
 
La pregunta que se harán es ¿por qué tan distintos resultados?. 
 
Una de las razones puede ser cómo se alimentó cada mono en cada laboratorio. Y la otra explicación viene del lado de la genética. 
 
Esto hizo que concluyeron el debate con estas afirmaciones: 
 
"Los efectos de una dieta de restricción calórica mantenida a lo largo de toda la vida parece que conllevan una bajada considerable de muchos factores de riesgo para la salud pero los beneficios en términos de longevidad dependerán de factores como el contexto fisiológico, la calidad de la dieta, la genética y el estado de salud inicial de cada individuo. Estamos intentando entender qué factores son los más importantes para alcanzar el máximo potencial de vida saludable y, si de paso vivimos más, mejor, pero lo más importante es la mejora en la salud y la vida funcional". 
  
http://www.cosmogono.com
Quote 0 0