El Huérfano de Dios

PortadaRhoend.jpg

Hace muchos años, si mal no recuerdo en 2009, casi ya 10 años, escribí una novela existencialista con mezcla de alquimia conocida como El Huérfano de Dios. La dejé para corregir, y recién hace unos meses retomé la tarea.

Es una novela histórica policial cuyo adelanto de la trama podría ser perjudicial.

Es inesperada, con una base histórica excepcional. Retrata la dura vida de los bajos fondos londinenses. La pérdida de la inocencia junto a la creencia en un dios protector. Y por supuesto, explico la utilización de un artilugio, más bien un truco, para lograr aquello que los suscritos al Área Privada siempre quisieron conocer.

Ahora bien, la base bibliográfica de este libro se la debo en gran medida a Jack London.

Muchos conocen a Jack London por su clásico Colmillo Blanco. De hecho, yo lo conocí desde niño por esa obra aunque no por la lectura de la misma.

Colmillo blanco libro.jpg

Mi abuela no dejaba de hacer alusión a aquel libro y al fantástico animal que era protagonista. Pero yo nunca había leído aquella obra hasta hacerme mayor.

Ahora reconozco que es una obra maestra. Y que el resto de sus libros El llamado de la Selva, La plaga (peste) escarlata, El Lobo de Mar, y tantos otros, son también obras profundas y que, aunque pasen los años nunca quedan desactualizadas : son inmortales.

Y es que London realmente era un existencialista nato. Cosechó una particular visión de la vida desde los 21 años yendo en busca de oro por media Alaska. O cuando se infiltró en los bajos fondos de Londres.

Es ahí donde pretendo detenerme.

jack-london.jpg

En su obra, la Gente del Abismo, relata como vivió camuflado entre los más desamparados. Se vistió como uno más de aquellos pobres infelices que no tenían donde dormir ni qué comer, y contempló la dureza de la vida de los bajos fondos londinenses, la falta de propósito y las ansias de suicidarse para evitar el suplicio del siguiente día.

Rescato este párrafo :

“Cuatrocientas cincuenta mil personas es mucha gente. El joven fogonero era sólo una de ellas, y le llevó algún tiempo contarme lo poco que tenía que decir. No me gustaría oírles a todos al mismo tiempo. Me pregunto si Dios les oye”.

En mi libro El Huérfano de Dios recreo y ambiento aquel Londres de tiempos pasados. La cultura, la forma de vida más precaria y todo dentro de un contexto existencialista, policial, científico, filosófico y alquímico. El interesado, me avisa y le envío un ejemplar. En breve estará disponible en Amazon.




Sinopsis de LibrosRoark Rhoend