Un Artilugio de 3000 años de los egipcios

Imagen: University of Basel, LHTT. Image: Matjaž Kačičnik

Imagen: University of Basel, LHTT. Image: Matjaž Kačičnik

Sea que lo utilizara la persona como uso cosmético, o como remedio al mal caminar, este dispositivo ingenioso nos recuerda el alcance de los avances del antiguo Egipto.

A este artilugio se lo conoce como el Gran Dedo de Greville Chester y es uno de los primeros dispositivos protésicos conocidos por los científicos.

Fue descubierto en una tumba saqueada, conocida como Sheikh’Abd el-Qurna, al oeste de Luxor, Egipto.

Según se sabe hoy, el artefacto perteneció a la hija de un sacerdote. Se deduce por la calidad del dispositivo que debió pertenecer a la alta jerarquía. Y es evidente que el artesano debió estar muy familiarizado con el cuerpo humano.

Los investigadores concluyeron que:

“El conocimiento técnico se puede ver particularmente bien en la movilidad de la prótesis y la estructura robusta de la correa. El hecho de que la prótesis se hiciera de una manera tan laboriosa y meticulosa indica que el propietario valoraba una apariencia natural, la estética y la comodidad, y que podía contar con especialistas altamente cualificados para proporcionar todo eso”.