La niebla asesina de Londres

Foto:    Getty Images   .

Sucedió en 1952 y se cobró la vida de 12 mil personas en solamente cuatro días. Tuvo que pasar más de medio siglo para comprender qué fue lo que generó aquella niebla de contaminación que asolo Reino Unido. 

La explicación no pudo ser más simple: la quema de combustibles fósiles de industrias regadas en la ciudad. Esta quema de carbón sumado al mal clima siempre presente en Londres, contribuyó a que murieran ancianos y niños en tan pocos días. 

Lo que sucedió es claro: se formó azufre y partículas de ácido sulfúrico que hizo que aquella niebla tuviera un hedor terrible y una coloración amarillenta desagradable. 

Según el equipo de investigación, liderado por Renyi Zhang (de Texas A&M), el azufre se puede acumular en las gotas de agua pertenecientes al rocío de una niebla natural en conjunto con el dióxido de nitrógeno, ambos químicos presentes en el humo que brota de las chimeneas de carbón. 

En otras palabras, el dióxido de sulfuro que se forma debido a la quema de carbón termina produciendo ácido sulfúrico debido a las reacciones químicas con la niebla y este se adhirió a los pulmones de los miles de habitantes de Londres para la época. 

HistoriaRoark Rhoend