¿Por qué se curan más rápido las heridas producidas de día que las de la noche?

Hasta descubrir que, en efecto, si te lastimas de día te curas más rápido que si lo haces de noche - gracias a los trabajos de la Universidad de Cambridge y sus estudios de cómo las células de la piel llamadas fibroblastos responden diferente según la hora del día – se pensaba que los ritmos circadianos eran los responsables por el control del reloj maestro del hipotálamo del cerebro.

Ahora se sabe otra cosa: el mantenimiento del tiempo biológico se extiende a todas las células del cuerpo humano.

LO QUE SUCEDE AL LASTIMARTE

Cuando te haces una herida lo que sucede de inmediato es que las células de la piel, los fibroblastos, migran al área afectada para producir unas proteínas restauradoras, tal y como el colágeno, para reconstruir el tejido dañado.

Ahora bien, para que suceda esto dependen de la proteína llamada actina, si no hay suficiente, los fibroblastos se ven afectados. Y lo que determina los niveles de actina es el ritmo circadiano.

El estudio comprobó que las heridas sufridas en condiciones simuladas de noche se curaron lentamente que durante el día. Esto por la velocidad de respuesta de los fibroblastos.

Según los expertos:

Esto es consistente con la capacidad migratoria de las células, adyacente a una herida naciente, determinada por el estado dinámico de la actina en la fase circadiana cuando se incurre en la herida.

En el caso de las quemaduras sufridas de noche (entre 8 pm y 8 am) tomaron un 60% más tiempo para curarse que las mismas lesiones sufridas durante el día.

En total: 28 días para quemaduras nocturnas y 17 sólo para quemaduras recibidas entre las 8 am y 8 pm.

Está claro que el juego del Sol y la Luna afecta todo, no sólo nuestros matraces, sino nuestro laboratorio humano.

Ciencia, RegeneracionRoark Rhoend