El agua plateada de un alquimista Egipcio

alquimisa+agua+plateada.jpg

En la ilustración vemos que Hermes sujeta la Tabla Esmeralda, mientras el alquimista Ibn Umayl la interpreta. El dibujo pertenece a Al-mâ’ al-waraqî (El agua plateada, 1339) de Muhammed ibn Umayl al-Tamimi.

Ahora bien, este alquimista era oriundo de Egipto, en la misma ciudad del famoso alquimista Zósimo, pero seis siglos después.

Muhammad ibn Umayl al-Tamimi, conocido en la Europa medieval bajo el nombre de Senior Zadith filius Hamuelis escribió varios tratados, como por ejemplo Tabula Chemica (Tabla Química) y el que le daría fama e inmortalizaría, conocido como El agua plateada y la tierra estrellada.

En el tratado Ibn Umayl narra que visita una cueva bajo tierra en el antiguo Egipto donde encuentra una estatua de un anciano con una lápida cubierta de jeroglíficos entre sus manos.

Estudia esos jeroglíficos, y el tratado es la explicación a los mismos, que lo traduce como una suerte de poesía conocida como Carta del Sol a la Luna creciente.

El argumento es simple: trata de la unión entre ambas naturalezas, la del sol y la luna. Y el método nos recuerda los trabajos de antiguos alquimistas, pero más precisamente lo que ya expliqué en mi libro Legado Hermético 2, y aquí aludiendo a Merelle.

Esta cita del alquimista egipcio no tiene desperdicio:

“El agua de la que he hablado es un ángel que baja del cielo y la tierra lo recibe por medio de su humedad. El agua del cielo es retenida por el agua de la tierra y el agua de la tierra hace de servidora suya, su arena la honra. Se une el agua con el aguay entonces el agua retiene el agua. La naturaleza retiene a la naturaleza y la naturaleza se blanquea con la naturaleza”. [María] ha querido cocer el alma con el espíritu hasta que se mezclen y se concuerden, y tomen la forma de una cosa única como elmármolHas de saber también lo que dijo del agua mencionada: que es un ángel que del cielo bajó a la tierra, quien lo recibió con su humor y que es retenida el agua del cielo por el agua de la tierra. ” 

Si se fijan, es lo mismo que expliqué en mi libro, con palabras más claras y desde el punto de vista de la ciencia química, lo que explica porqué se produce que el agua se vuelva más blanca. 

Todo con un sencillo artilugio que posibilita esto y que ya debéis conocer bien.

5 de octubre de 2018


Manuscritos antiguosRoark Rhoend