El origen de la astrología y su relación alquímica

10910_XL-1024x682.jpg

En la antigüedad, el hombre primitivo no tenía formas complejas de observación de los astros y la naturaleza. No podía indagar más allá de lo que sus ojos observaban.

Por eso, establecía pautas basadas en sus observaciones imperfectas, y de ahí, arrancaba con algunas leyes para intentar dar orden al mundo.

Quizá de todas las leyes que haya intentado esbozar, la de los horóscopos astrológicos sea la más atrevida.

Desde hace miles de años se ha intentado definir, mediante los astros, la forma de ser de una persona y, de ahí, predecir lo que sucederá en su vida.

Entre los egipcios y los caldeos hubo muchos intentos. Pero el horóscopo, tal y como lo conocemos hoy día, proviene de la mano de quien consideraba a la Tierra el centro del universo: Ptolomeo

 

PTOLOMEO Y SU FAMOSO TETRABIBLOS: EL ORIGEN DE LOS HOROSCOPOS MODERNOS

astrologia.jpg

 

Aquel fue un filósofo griego, astrónomo y matemático, que vivió durante el Siglo II. Su obra referida a los horóscopos y los signos es el Tetrabiblos, dividido en cuatro libros.

Ptolomeo cataloga cada signo- cuando conforma el famoso Horóscopo del que todos hoy día hablaríamos y veríamos en diarios y revistas - basándose en la observación y el parecido con los planetas y sus influencias.

Por ejemplo, de Aries, dice:

Aries.jpg

Las estrellas en la cabeza de Aries poseen una influencia similar en sus efectos a las de Marte y Saturno..:

¿De dónde obtiene que dichas estrellas tienen una influencia similar a la de Marte?. Del colorido, del brillo, esto es, del parecido con el planeta visible desde la Tierra.

Y claro, hoy día sabemos que la constelación de Aries tiene dos enanas rojas - la Estrella de Teegarden y TZ Arietis – que, evidentemente en tiempos de Ptolomeo, las asociaron a Marte por su semejanza visual y , de esta forma, le atribuyeron las características metafísicas del planeta rojo: el guerrero, el iracundo (dice: “marte posee una naturaleza de fuego”.

Otro ejemplo es Géminis, dice:

Geminis.jpg

Las estrellas en los pies de Géminis tienen una influencia similar a aquella de Mercurio, y moderadamente a aquella de Venus

Desde la Tierra, la observación de la luminosidad de aquellas estrellas, que son las más brillantes, debió ocasionarle una instintiva comparación con Mercurio y con Venus. Por eso se dice, en astrología, que Géminis tiene de regente a Mercurio, el símbolo de la inteligencia.

Hoy día sabemos que se trataba de Pólux (β Gem) y Cástor (α Gem). La primera es una gigante naranja, y Cástor es una estrella múltiple. Ambas llamativas para un observador desde la Tierra.

Ptolomeo lo que hacía era pura comparación y luego sacaba sus reflexiones apoyándose en los atributos metafísicos de cada Planeta.

No hay que olvidar que tenía por entonces un conocimiento cosmológico inadecuado ya que creía que la Tierra era el centro del Universo, y apenas conocían cinco planetas. Error que fue desplazado en virtud de las investigaciones de Copérnico, y más tarde por Galileo. 

Pero esto no impidió que, acorde a cómo estaban los signos del zodíaco - su disposición, intensidad de brillo, la diferencias entre equinoccios, etc - Ptolomeo se atreviera a mencionar que algunos mandaban y otros obedecían.

Dice:

Los signos en el semicírculo de verano son los que mandan: aquellos en el semicírculo de invierno, obedecen.

Y explica la razón así:

..ya que, cuando el sol está presente en el primero, hace el día más largo que la noche; y , cuando en el último, produce el efecto contrario”.

Uno podría estar tentando de imaginarlo en aquella época diciendo : “oye , eres de Acuario, a obedecer se ha dicho. Estás en el semicírculo de invierno, lo que digas no servirá”.

¿Será por eso que a los acuarianos de Galileo y de Darwin siempre quisieron criticarlos y negarles la palabra?

Ptolomeo hubiera dicho que sí, desde luego. Porque están en el semicírculo de invierno. En verdad, yo lo dudo. Aquellos hombres fueron criticados porque sus hallazgos contradecían el dogma imperante. Nada más que eso: no por trifulcas con el signo zodiacal.

Luego habla de las Triplicidades: sobre que los 12 signos están distribuidos entre los cuatro triángulos equiláteros. Traza dibujos, formas, y empieza a conformar el famoso horóscopo zodiacal.

A veces recurre a la teoría egipcio o caldea, y saca sus propias conclusiones (Dice del horóscopo de los caldeos “es altamente imperfecto”)

Tras esbozar lo que considera como pautas características de su horóscopo zodiacal, comienza a catalogar el tipo de personalidades que pueblan determinados países, según cómo sean regidos por tal y cual constelación, planeta, equinoccio, etc.

Por eso, dice:

La gente de Hellas, Achaia y Creta, tienen una fuerte familiaridad con Virgo y Mercurio, y son por lo tanto estudiosos y científicos, prefiriendo el cultivo de la mente al cuidado del cuerpo”.

Y sigue con los de Aries: a los que dice que son (por influencia de Marte) audaces, ateístas y traicioneros.

Y si hoy estuviera vivo pondría de ejemplos a Richard Dawkins, Christopher Hitchens, ambos de aires y ateos. Pero desde luego, olvidaría incluir a Sam Harris, Carl Sagan, Savater, entre otros que no son arianos y son ateos.

Quizá sea esto lo que tiene la astrología como un mal no menor: que conlleva al individuo creyente en la misma en una cierta segregación a la búsqueda de patrones que concuerden con su ideal astrológico.

Dicho sea de paso: es una costumbre que todos los humanos solemos hacer desde que nacemos: buscar patrones repetitivos para intentar comprender el mundo donde vivimos.

Ptolomeo discrimina sin dudarlo a los nacidos en determinados signos. Discriminación que se arrastra tras siglos hasta nuestros días, de forma más solapada, pero presente.

Por ejemplo cuando dice Ptolomeo sobre el signo zodiacal de Escorpio:

También Siria, Commagene, Capadocia, están influenciadas principalmente por Escorpión y Marte, y sus habitantes son osados, malvados, traicioneros y laboriosos

Horoscopo.jpg

Y añade: “…son atroces y en pugna en el más alto grado; comedores de carne humana, totalmente indiferentes al peligro.”

Evidentemente tuvo problemas con los Escorpianos. ¡ Imaginen cuanto alentaría a una discriminación zodiacal definirlos a todos de esta manera!

Tras un extenso listado del perfil de cada signo, pasa a las predicciones basadas en los planetas y constelaciones. Aunque ya ha advertido antes:

“…no debe imaginarse que todas las cosas ocurren a la humanidad, como si cada circunstancia individual fuera ordenada por grado divino y una causa celestial indisoluble; ni que se piense que todos los eventos son mostrados para proceder de un simple e inevitable destino, sin ser influido por la intervención de cualquier otra influencia. Dicha opinión es completamente inadmisible; ya que por el contrario es más esencial observar, no solamente los movimientos celestiales que, perfectos en su institución y orden divino, son eternamente regulares y sin desviación, sino también la variedad que existe en cosas terrenas, sujetas a, y diversificadas por las instituciones y el curso de la naturaleza, y en relación con la causa superior que opera en cuanto a los accidentes producidos

No conforme con esto, afirma que cada signo tiene inclinaciones a modificar el comportamiento de la naturaleza, esto es, generando tempestades, terremotos, vientos, lluvias, etcétera.

Ptolomeo también habla de la hora del nacimiento y le concede excesiva importancia cuando llega el momento de establecer cómo será la persona. Pero ¡el extremo máximo lo logra cuando dice cómo morirán los de determinados signos!.

 

MI REFLEXIÓN PERSONAL SOBRE LA ASTROLOGÍA

Ptolomeo.jpg

Se dice que en alquimia la astrología forma parte indisoluble. Yo no opino igual. No creo que sea necesario controlar los astros: salvo la importancia que se le concede a la luna o el sol, el resto nos tiene sin cuidado.

Los experimentos funcionan seas de acuario, cáncer o escorpio. Y eso es lo importante.

Ahora bien, cualquiera que lea el Tetrabiblos no dudará de dos cosas: el insuficiente conocimiento astronómico genuino, y la superstición que siempre ha rodeado a cada planeta y cada intento de ciencia.

Aquello de que Venus tiene inclinación sensual, que Marte es el dios de la Guerra, todas mitologías antiguas que encontraron asidero en los horóscopos de Ptolomeo y, de ahí a nuestros días, en los libros, columnas de revistas, y mil artículos referidos a los signos.

Y extrapolado a las personas es una forma de discriminación.

Mucha gente no es contratada en un trabajo por su signo; otras son rechazadas por la novia, esposa o amante, por tener un ascendente inadecuado. Esto alienta la segregación: el racismo metafísico hacia las personas.

La realidad puede resultar bien simple y hasta vulgar para los que buscan complejizar sus mentes: los planetas existen, pero jamás han tenido influencias en nosotros, de la misma manera que el mar no la tiene con nosotros pese a estar constituidos mayormente por agua.

Pero habrá alquimistas que le vean y encuentren un lado metafísico a cada cosa que hacen, y está bien si así lo llevan a cabo, pero no tiene mayor influencia que un hechizo o alabanza a algún espíritu para procurarnos algún milagro. Lo realmente importante tiene la sencillez de la naturaleza y no se reviste con los ropajes de lo sobrenatural.