El Elixir dorado del laboratorio humano

DSCN7975.JPG

Este líquido dorado no se manifiesta en esta tierra a través de materias vulgares conocidas (cinabrio, rocío, antimonio, ácidos, etc). Se trata de algo que únicamente es posible manifestar tras un arduo trabajo de años. Yo lo logré tras someterme a ciertos experimentos corporales que en mis libros avanzo un poco.

Se logra, aunque parezca incomprensible, manejando la energía y moviéndola de un lado a otro. No cualquier energía: la más importante que nos gobierna. La que nos dio  la vida misma. A través de ese manejo es factible canalizarlo a centros del cuerpo humano y , finalmente, botarlo al exterior en forma de aceite dorado.

El secreto se avanza en mis libros, y en especial, en el Área Privada, reservada únicamente para alquimistas avezados. 

Muchos me escribieron preguntándome sobre el mismo. Debo guardar silencio público. Sin embargo, a los alquimistas avanzados que me leen, pueden estar tranquilos que todo fue dicho en el Area Privada y en mis libros. Y resta solo encajar las piezas y leer y releer.

Para más ayuda, me escriben por Telegram.