La sal del mundo

Leyendo el libro Shoninki, una obra atribuida a Natori Masazumi, escrito en 1681, vinculada al arte secreto del Ninjutsu, encontré un párrafo revelador. Me permito reproducirlo para que puedan leer lo marcado en rojo.

 

En efecto, una de las artes del ninja del antiguo Japón, donde estaba depositada su supervivencia, era establecer el rastro de sal que dejan los seres humanos. Del éxito de esta empresa dependía su vida.

Y sí, “vosotros sois la sal de la tierra”, de los Evangelios, vino a mi cabeza. Y el “conócete a ti mismo”. El VITRIOL. Y todas las alusiones a que la materia prima la llevamos con nosotros mismos.

Incluso en el párrafo del autor de Recreaciones Herméticas cuando dice “todos los cuerpos necesitan el aire para respirar”. Y en el aire, el mar de los sabios, está nuestro secreto y escurridizo SM.

Para meditar.

Como detalle, se sabe que al sudar muchas veces sabemos a sal. No es para menos: sale sal.

El sudor está formado principalmente de agua - en un 98 a 99% - además de amoniaco, potasio, cloro, calcio y sodio, y minerales como Hierro Zinc, Cromo, Magnesio y Vitamina B1.

Una mezcla más que interesante….