Secreta Alchymiae de Kalid ben Jazichi

 


Para los entendidos en lo que respecta a la captura/condensación del denominado por los rosacruces Parergon, no habrá misterio en este texto conocido como Secreta Alchymiae:

“De la misma manera vemos que todo lo que hay en el Mundo es retenido por su contrario, como el calor con el frío y la sequedad con la humedad. De esta manera, cuando cada uno de ellos ha asediado a su compañero, lo delgado se mezcla con lo espeso, y esas cosas se hacen una sola sustancia, es decir, su alma caliente y húmeda, y su cuerpo frío y seco, se unen y se hacen uno”

Ni tampoco, en este párrafo del libro mencionado:

"Os he dicho la Verdad, que he visto, y yo mismo la he hecho. Y por tanto os encargo que cambiéis o convirtáis las naturalezas de sus sustancias y sutilezas, con calor y humedad, en sus sustancias y colores”

Y por supuesto, mucho menos en estas palabras (de nuevo, del libro citado precedentemente) que explica lo que desde hace años vengo comentando a cuantos conozco:

"Cuando el cuerpo se mezcla con la humedad, y el calor del fuego se encuentra con ella, la humedad se convierte en el cuerpo, y lo disuelve, y entonces el Espíritu no puede salir, porque está embebido con el Fuego."

Los entendidos sobre como manifestar dicha Agua extraordinaria, pocas dudas tendrán al respecto.  Por eso, este libro, escrito originalmente en hebreo y traducido al árabe y del árabe al latín, y del latín al español por primera vez, nos acerca de nuevo ideas frescas sobre la captura del Parergon, o bien, el Spiritus Mundi.

Esta agua es tan especial que su autor nos declara:

“Deja ir todas las demás cosas, y quédate sólo con esto; porque cualquiera que vea esta Agua, si tiene alguna práctica o conocimiento, se aferrará a ella, porque es preciosa y vale un Tesoro.”

En efecto, en nuestro Magisterio, todo se trata de tener aquella Agua que obra las maravillas que buscamos todos los alquimistas. Existen infinidad de aguas, pero sólo una que es indeterminada – y repito: indeterminada - y nace del Sol y de la Luna. O como nos dice Kalid ben Jazichi, autor del libro traducido conocido como Secreta Alchymiae:

“Cocine primero con Viento o Aire, y luego sin Viento, hasta que haya extraído el Veneno (o Virtud) que se llama el Alma, de su materia; esto es lo que buscáis, el eterno Aqua Vitae, que cura todas las enfermedades. Ahora todo el Magisterio está en el Vapor.”

Si releen a El Cosmopolita, el paralelo surgirá por si solo.

Ahora , en español, Secreta Alchymiae de Kalid ben Jazichi a un precio que es un obsequio.




0 Comentarios