El ingenioso Oro Potable de Mademoiselle Grimaldi




El oro, para muchos alquimistas aun hoy día, esconde unos secretos de los que nos puede ayudar a sanar de muchas dolencias. Agrícola lo exalta, pero destaca que no todas las preparaciones con oro forman el mítico Oro Potable

De hecho, las búsquedas de como arrancar el secreto al oro estuvieron condenadas al fracaso hasta que se descubrió en pleno medioevo (1300) el ácido nítrico, pieza fundamental para su disolución. Porque con el mismo, se preparaba el Agua Regia, capaz de disolver el oro puro. De esta forma como lo hice en su día:



Cuando sucede este hallazgo, como era de esperar, empiezan a circular recetas de la fabricación del oro potable. Por supuesto, ninguna era muy saludable que digamos. Las había disolviendo el oro en Agua Regia, y luego atrayendo el nitrum aéreo una y otra vez, para quitarle su ácidez. Otras que se le añadía «menstruo apestoso ». 

Pero la que circuló con más fama, y recientemente se exploró en el laboratorio, fue la de Mademoiselle Grimaldi, que se vendía en las boticas de Paris en el siglo XVIII y gozó de gran reputación. El procedimiento es muy simple, ingenioso, y nos recuerda un preparado que Rubellus Petrinus nos explica con un éter. Se hace así. 

Se disuelve el oro en agua regia y se añade esencia de romero, que sobrenadara como lo haría el aceite en el agua. Poco a poco, sucede un hecho curioso: el aceite de romero se va impregnado del oro que pasa de manera espontánea del agua regia a dicha esencia de romero. Esta esencia, al mezclarse con un poco de espíritu de vino, produce una disolución de color rojo intenso, cual rubí, que es posible beberse y es la que comercializaban en el pasado. 

La experiencia moderna replicando este Oro Potable nos conduce a pensar que en verdad partículas microscópicas de oro quedan en la solución de romero. Son atraídas por este aceite.  Pero son partículas del metal, y no el nuevo ser del metal, cosa que se produce cuando se pudre el oro, como lo propone Cosmopolita, Nicolás Valois, etcétera. 

Pero al que quiera probarlo, ahí tiene la receta.

0 Comentarios