Secretos ocultos del alcohol




Para Juan de Rocatallada, no había dudas. Si con el Mercurio vulgar , entre otras materias, se hacía la Piedra Filosofal para transmutar; con el Alcohol, se hacía el Elixir de vida, o quintaesencia . Un alquimista que conocí hace tiempo atrás, queridísimo por mí, tras conversar con él muchos meses y probar lo que me decía, finalmente terminó diciéndome esto: 

“La materia prima no es el Tártaro ni mucho menos es el Rocío estimado amigo. Pero por su esfuerzo debo entregarle un regalo revelador de nuestro arte. Nuestro Oro, el oro de los Sabios, es el Alcohol, en el Alcohol hay una materia extraña que es Mercurial y es quien prolonga la vida. El Alcohol es lo que los Filósofos Naturistas han trabajado y estudiado.” 
 
Siendo como soy, no perdí oportunidad de investigar sobre el tema. Y en efecto, el asunto del alcohol fue algo siempre presente en la alquimia. Y aunque se lo consideró una materia secundaria a la obra, mediador si se quiere, en realidad, buceando más profundamente, parecía encontrarse otra cosa. 

Empecemos por señalar que se llamó Ambrosia, la bebida de los dioses, a ciertos festivales celebrados en honor al dios Dioniso, donde obviamente las alusiones al vino estaban siempre presentes. En las estatuas, vemos la vid representada al lado de Dioniso
 


Dioniso, por otro lado, no es otro que el Baco romano. En la mitología es hijo de Júpiter, pero algunos poetas suelen decir que “Dioniso, Júpiter y el Sol son la misma cosa.” Hay quien asoció a Dioniso con el sol directamente, como Orfeo en los Himnos: “El Sol brillante, al que se sobrenombra Dionisos” 

Lo cierto es que, trasladado a la mitología egipcia, Dioniso es Osiris. Y es transformado en león en un punto de su historia. Pues bien, Dioniso es el creador de la vid y de la confección del vino. Se lo consagra con una rama de encina o de roble, y se supone que tenía por mascota dragones. Según la mitología, siempre fue joven, imberbe, viejo, masculino, femenino. Es todo a la vez: tiene doble naturaleza. Se honra a Dioniso como Dios de la salud porque, como Esculapio, ha nacido para la salud de los hombres. Probablemente de ahí provenga la cita de “salud” al brindar. 

Esto es muy significativo en lo que pretende abordar este informe. 

Ahora bien, para algunos especialistas, el néctar de los dioses, era un tipo de hidromiel y podía conferir la inmortalidad debido a las propiedades curativas y limpiadoras de la miel. Como se sabe, la hidromiel es una bebida fermentada, semejante al vino, pero que lo precedió y lo tomaban los Vikingos en el pasado en un cuerno de toro. 

Pues bien, es cierto que en la alquimia se habla de pudrir, fermentar, y luego blanquear la materia. Pero también es cierto que cuando tomaron los árabes la alquimia inventaron los famosos alambiques, palabra derivada del árabe. Y con esto, dieron lugar a un proceso posterior a la fermentación: la destilación. 




Esto permitió conferir mayor graduación alcohólica a las bebidas. Porque, mientras una bebida fermentada, un vino por ejemplo, su graduación oscila en los 3.5 y los 15 grados, cuando se la destila a la misma, llega a pasar de los 15 a los 45 grados. 
 
Ahora bien, el alcohol no es otra cosa que otra palabra árabe, y que químicamente es el etanol. Para Hipócrates, padre de la medicina, “el vino es un producto adaptado a toda la humanidad; tanto para quienes gozan de buena salud como para quienes están enfermos”. 

En la Biblia también encontramos referencias al uso medicinal del alcohol. San Pablo de Timoteo aconsejaba abandonar el agua para pasarse al vino por sus problemas digestivos. Y está claro: en el pasado el agua en general estaba repleta de bacterias, no era como la que hoy día tomamos potabilizada. Las enfermedades que traía el agua vulgar, el H2O, no las compartían las bebidas espirituosas. Por eso, siempre se solía beber hidromieles o vino. En los crudos inviernos del medioevo, por otro lado, el alcohol brindaba las calorías necesarias para sobrevivir. 

Por estas razones – y su uso como antiséptico – se le dio una enorme importancia e incluso se lo consideró un “Agua de vida”. En verdad lo era. (Hoy se sabe que el alcohol como depresor, hace que nuestro sistema inmunológico no esté tan alerta como necesitaríamos, por lo cual, además de otros problemas que trae el consumo de alcohol, lejos está del concepto de Panacea o Agua de Vida) 

Y siguiendo con la Biblia, en la parábola del buen samaritano vemos cómo curaban a un hombre herido por ladrones utilizando nada menos que aceite y vino. Imaginemos por un momento nuestro cuerpo lastimado, y que un líquido, que quema como fuego pero que es agua (fuego secreto, agua que no quema, etc) nos sana y limpia de las infecciones o supuraciones que se nos forman. Inmediatamente, pensaríamos que estamos ante una Panacea. 


EL DESCUBRIDOR DEL ALCHOL



¿Quién descubrió el alcohol?. 

 Al respecto hay una controversia. Por un lado se lo achacan a Arnau de Vilanova en los siglos XI y XII, pero se sabe que el auténtico Vilanova fue otro. Sin embargo, la leyenda dice que en la obra titulada “Elixir de vinorum mirabilis specierum et artificiatum vinum” el médico y alquimista, junto a su discípulo Raimundo Lulio, descubrieron el alcohol mientras buscaban el codiciado elixir de la eterna juventud: destilaron en un alambique toda una cántara de vino encontrando su esencia. 
 
Lo que hallaron, atónitos, era que se desprendía en la evaporación un agua, transparente, idéntica a la vulgar, pero que al beberla confería vigor y cierta euforia y, por tal motivo, se la denominó Agua de vida (acqua vitae, en latín; Eau de Vie, en francés). 

En el siglo XIII saldría publicado un libro de la mano de este apócrifo Vilanova titulado Liber Aqua Vitae. Habría sido el primero en escribir sobre el alcohol y su tratado sobre vinos espirituosos fue considerado un manual del tema. Estaba clarísimo, en aquel tratado que para Vilanova el alcohol constituía el elixir de la vida. 

Ramón Lulio, su discípulo, le llamo Aqua Ardens, agua que arde. Y prosiguió con su línea de investigación. 

Ahora bien, existe un tratado medieval, conocido como De Vinis, que contiene una serie de recetas de productos terapéuticos elaborados a partir del vino. También se pensó que era de Vilanova, por la época de su publicación. Que el alcohol se considerase un elixir no es algo extraño. El propio nombre de Whisky proviene del gaélico “uisce beatha” que significa algo así como “agua de vida”. 

Y según los especialistas de la época, esta bebida espirituosa era excelente para el corazón, fabulosa contra la gripe y el resfriado, y ofrecía longevidad. Pues bien, a Ezio Falconi en realidad se le atribuye la autoría de la palabra famosa como “aqua vitae”. 

De ahí en más fue la designación popular en varios idiomas para el aguardiente. Y pensaba de esta manera: 

«El agua permanente o agua de oro prolonga la vida. Es por lo que merece ser llamada agua de vida» 

Es curioso que, durante siglos, la producción y la técnica para elaborar las bebidas espirituosas fuera controlada por nada menos que la Iglesia en sus viejos y mustios monasterios. Los monjes eran los expertos. Ahí se producía exclusivamente el aguardiente, y se centraban todas las investigaciones al respecto. Quizá por eso Juan de Rocatallada, como monje que era, le atribuyese propiedades fabulosas al alcohol. 

Destilar el alcohol nunca ha sido sencillo. Por ejemplo, el corazón es lo que se debe tomar de una destilación: no son los primeros mililitros ni los últimos, sino los del medio, que sale transparente como agua. Este es el aguardiente de vino que, al ponerse dentro de una barrica de roble, termina oxidándose, volviéndose dorado. ¿Será por esto que siempre se mencionó el roble en los textos alquímicos?. ¿Vendrá de aquí la alusión al oro potable de los alquimistas?. Yo lo dudo, pero sigamos especulando. 

Ahora me viene a la cabeza el tan mentado Escudo de Tomas de Aquino

 


Sobre el mismo, desde Fulcanelli hasta otros artistas contemporáneos, se tejieron una variedad de interpretaciones, que fueron de la Vía Seca con antimonio y hierro hasta el asunto del roble, las cenizas y sus sales, etcétera ¿Pero por qué nadie lo vio como un proceso de preparación del alcohol?. ¿Acaso no se ven flechas señalando una madera, tal vez roble, las barricas, y luego campos de trigo?. 

Recordemos: el viejo Whisky (del gaélico, uisge-beatha, agua de vida) es una bebida alcohólica que se obtuvo siempre de la destilación de la malta fermentada de cereales como el trigo, cebada, centeno, o maíz, y su envejecimiento posterior en barriles de madera, tradicionalmente de roble blanco. 

Veamos las serpientes del grabado de Aquino ¿Acaso no son tres destilaciones clásicas de un buen Whisky?. La serpiente, en la simbología alquímica, representó siempre el mercurio. El mercurio, en la tradición griega es el dios que tiene alas en el casco y en los tobillos, lo que alude a su naturaleza volátil. Ergo: las tres serpientes simbolizarían las destilaciones en la operatoria. Precisamente tres. 
 
Investigando la historia de la destilación, encontré evidencias que sugieren que se conocía hacía tiempo. La cultura celta sabía elaborar cebada y centeno y el brebaje que obtenían era considerado algo sagrado regalo de los dioses capaz de resucitar a los muertos y calentarles los cuerpos en los crudos inviernos. Era, en verdad, el elixir de vida para aquellas personas. Si te ayuda a afrontar otra fría noche más de invierno, sin duda debe llamarse Elixir de vida. 

Y aunque se dice que los árabes fueron los inventores del alambique y con ello las destilaciones, en 1975 Paolo Rovestí , químico y farmacéutico, descubrió un aparato de destilación de terracota en el valle Indo, en Pakistan, que data de 3000 a.C. También hay evidencias en los babilonios, y en Alejandría en el Egipto romano del siglo I. 
 
Según se sabe, el químico árabe conocido como Al-Kindi fue el primero en destilar el alcohol, en el siglo IX. En China se encontró un alambique que data del siglo XII, y las bebidas espirituosas destiladas fueron algo común en la dinastía de Yuan (aunque comenzaron en las dinastías Jin XII- XIII) Y está claro: los chinos fueron los más obsesionados con lograr la vida eterna. Y es natural que apenas tuvieron conocimiento de la destilación, volcaran su atención en la misma (quizá por eso el mejor Whisky es japonés tras abrevar el conocimiento de los escoceses) 

En el año 1500 el alquimista Hieronymus Braunschweig sacó a la luz el libro Liber de arte destillandi : El libro del arte de la destilación, donde daba habida cuenta de todo lo que se sabía del tema por entonces. Otro que se añadió en 1651, y cuyo texto leí y traduje por completo, es John French con su The Arte of Distillation

Fue el primer y más importante trabajo sobre el tema y la práctica. Incluye dibujos de alambiques y técnicas secretas curiosas. Claramente para el antiguo, el agua de vida era el alcohol netamente. De esto no hay ya dudas al respecto. Otra cosa es como hacía su elaboración para convertirlo en quintaesencia o Elixir de vida, secreto que solo los alquimistas sabían, como Juan de Rocatallada. Ya veremos cómo es el proceso. 

Se dice que el texto europeo más antiguo que habla sobre la preparación del alcohol es el Mappae Clavicula, colección de recetas del tema, que se empezó a recopilar en el siglo VII. Pero, en suma, que se conoce esta materia podemos concluir que es de hace miles de años. Y que siempre le otorgaron propiedades casi mágicas o curativas, es algo indiscutible. Secaba llagas, curaba heridas, restablecía el espíritu, ofrecía calor en las noches invernales ¿qué más se podía pedir?. 

Por eso, en el siglo XIV Johannes de Rupescissa lo prescribía al alcohol como el Agua de la Vida, para curar tanto interna como externamente a una persona, y la herramienta más importante para enfrentarse al anticristo que estaba convencido, iba a destruir a la Iglesia. 

Ahora bien, ¿existe en la bibliografía alquímica moderna, aparte de la mención que me hiciera en cierta ocasión aquel alquimista, algo que nos diga cómo trabajar el alcohol para lograr un elixir de vida?. Pues sí, unas entrevistas y artículos de Jean Dubuis

Veamos que dice: 
 
“En el caso del alcohol, este problema a menudo no se resuelve. Es decir, si realmente quieres tener un alcohol útil para una piedra, debes liberar este Fuego por al menos 7 destilaciones, sin importar si el grado alcohólico aumenta o no, no es un efecto muy liberador. Es la energía invisible del alcohol que aumenta. Si eleva adecuadamente su alcohol hasta 6, 7 u 8 (veces) tiene un fenómeno peculiar, aparecen algunas gotas amarillas de aceite en el alcohol. No en el que se destila, sino en el que destilas. Debes eliminar estas gotas. Los antiguos lo llamarían aceite de la muerte, y cuando te deshaces de este aceite de la muerte, los antiguos dicen que tienes el agua de la vida. ("Eau de Vie") Esto se dice para el mercurio vegetal (alcohol), por lo que eleva el fuego vegetal por destilación” (…) “¿Alguien tiene alguna pregunta sobre el fuego secreto? 

P. En tus lecciones, mencionas que hay una presión vital que se usa de maneras específicas para crear algo. ¿Es este el fuego secreto? 

R. De cualquier manera, si el Fuego Secreto no está allí, la vida no está. El fuego secreto establecido en el reino animal anima la vida. En el reino animal, el fuego está en la sangre. Es por eso que (en) las antiguas escrituras hebreas (ellos) lavaban la carne para deshacerse del Fuego en ella. 

P. Cuando estás pasando por la destilación para elevar el nivel y aparece el aceite mortal, ¿simplemente lo filtra o ...? 

R. No. Los antiguos dicen que tienes que tener una pluma de ganso para eliminarlo, ¿de acuerdo? Aquí hoy en día tendría que ser una decantación, eso sería lo mejor.” 

 
Resumiendo: se destilaría 7 veces el alcohol, hasta que el aceite amarillo aparezca que, tras desecharlo, se tendría el alcohol convertido en Agua de Vida. Analicémoslo: ¿qué pasa al destilar tantas veces el alcohol? 

El vino, al destilarse y extraer del mismo el alcohol se debe hacer a una temperatura que no supere los 78,3 grados. Porque el agua evapora a los 100 y de hacerlo a mayor temperatura también se evaporaría el agua. Y lo que se quiere es el alcohol. Si se destila muchas veces el alcohol, todas las impurezas van quedando en cada destilación. Y, de hecho, el metanol, que es el responsable de la resaca de los bebedores empedernidos, va reduciéndose cada vez más. 

El tequila, por ejemplo, si se bebiera sin destilar nos mataría: contiene exceso de metanol. Pero por las destilaciones sucesivas el metanol va perdiéndose poco a poco junto a otras impurezas, como el acetona, esteres, etc. 

Ahora bien, si destilamos 7 veces tendremos un producto más puro y soberbio al paladar,  como dicen los que lo hicieron con la ginebra 7d Essential.

Pero dudo que las destilaciones sean como se proponen en este producto. Consultando con varios especialistas en licores y alcoholes, que los hay a montón hoy día, me confirmaron que en general los licores como el whisky o brandy se destilan dos veces. Esas destilaciones que dicen son mayores, son destilaciones continuas, esto es, sin alambiques. Y aquí hay una notoria diferencia, creo yo. 

Para lo que propone Dubuis habría que hacerlo con alambiques 7 veces. Es interesante que quienes afirman haberlo logrado, y que incluso lo hicieron más de 12 veces, cuentan que el sabor del alcohol es dulce, que ya no huele a propiamente alcohol. Encontré este testimonio: 

"No estoy seguro de qué aditivos tiene en el alcohol, así que no estoy seguro de qué puede eliminar por destilación. En mi experiencia con el vino, si tienes tiempo, las destilaciones repetidas deberían hacer que el alcohol tenga un sabor dulce / dulce. No pensé que sabía bien hasta 7 destilaciones / rectificaciones y fue dulce con 12 destilaciones. La dulzura puede ser una señal de que el alcohol se purifica al menos si está usando vino. " 

Para destilarlo conviene utilizar Sal de Epson, esto es, sulfato de magnesio seco en su estado anhidro. Se calcina bien, de modo que queda un masacote tipo piedra que se procederá luego a pulverizar. Se pone en el matraz de calentamiento y acto seguido el alcohol y se comienza a destilar a 78,37 °C y quizá incluso 82°C. Nunca llegando a los 100 y pico para evitar se mueva el agua. Ya la sal retendría el agua y pasaría lo más puro posible. 

Ahora bien,  antes de pasar a la elaboración de la quintaesencia de Juan de Rocatallada, su mentado Elixir de vida, conviene repasemos las experiencias curiosas con el alcohol de una mujer americana que publicaron en un librito conocido como The Betty Story: An Experiment in Alchemy (Alchemical Manuscripts Book 4). 


LA HISTORIA DE BETTY

La historia de Betty, 17 de noviembre de 1984 Hans Nintzel 

“En el verano de 1984 llamé a la tienda Taylor's Herb en Vista y hablé con Keith Taylor sobre las hierbas vivas de celidonia. Me preguntó por qué los quería y le expliqué que estaba haciendo algunos experimentos alquímicos. Él dijo: "Haces el segundo alquimista con el que me he encontrado". Naturalmente, quería saber quién era el otro. Era una señora llamada Betty que vivía en San Diego. 
La llamé y hablamos durante muchas horas. Me enteré de que había sido un periodista enviado para hacer una historia sobre el Dr. Lionel Strong, un investigador del cáncer. Había desarrollado un suero anticancerígeno a partir de nucleósidos hepáticos. El Dr. Strong era miembro de la Sociedad Baconion (podía descifrar las cifras de Bacon) y un alquimista”. 
Betty se interesó en ambos temas: Bacon y alquimia. Strong le mostró algunas cosas, especialmente un experimento que llamó la destrucción no violenta del átomo. Cuando logró hacerlo, estaba tan emocionado que sufrió un ataque cardíaco fatal. Betty decidió abandonar su carrera periodística y convertirse en alquimista. Ella comenzó leyendo Bacon. Descifrando y leyendo entre líneas. 
Leyó a Eiraneus Philalethes y se convenció de que él era, en realidad, Sir Francis Bacon. Este último supuestamente escribió las obras de "Anatomía de la melancolía" de Shakespeare, Burton y también fue el supuesto autor de los materiales de Christopher Marlowe (quien también se cree que escribió las obras de Shakespeare). El primer nombre de Philalethes está a una letra de la palabra latina para "erizo", que es un símbolo utilizado para indicar Bacon. Esto y otras cosas la convencieron de que Philalethes era Bacon y, por lo tanto, todos sus escritos debían leerse y meditarse con avidez. 
El primer experimento fue tomar varios matraces de cincuenta (50) ml y colocar en ellos unos 30 ml. de alcohol puro de grano 200 a prueba. Estos los colocó en un plato caliente (dispositivo de grado alimenticio) y lo colocó en una ventana oriental para que obtuviera la luz del sol oriental de la mañana. Sobre el montaje colgaba una luz verde. Ella puso la placa de cocción a un calor bajo o digestivo. Luego ella permitió que "funcionara". 
Después de un tiempo (unas pocas semanas) el alcohol adquirió un tinte amarillo. Luego fue a naranja y finalmente a un rojo intenso. En algún momento tuvo lugar la "destrucción no violenta del átomo", al menos según Betty. Es decir, un destello de luz ocurrió en las primeras horas de la mañana y el alcohol, que ahora se había coagulado a una consistencia similar al jarabe de chocolate, ¡comenzó a PULSAR! Se midió a 40 latidos por minuto y funcionó, siempre, en dirección Norte-Sur. 
“Desde que fui a San Diego a conocerla y verlo, puedo describirlo: en la ventana, en el pequeño frasco, había una materia espesa, de color rojo oscuro. Enviaría una especie de forma de onda a través de la superficie del fluido cada 1½ segundos o más o menos. No hubo trucos ya que lo examiné con mucho cuidado. Siendo un ex mago de escena, de una manera menor, busqué "trucos". "Trucos". No pude encontrar ninguno. También pasé un día y una noche con Betty hablando de alquimia. Yo era el primer alquimista, aparte del Dr. Strong, ella lo había conocido. Por supuesto, ya conocía a Dan, de Australia, junto con Art y Jim, de Los Ángeles, quienes, a mi sugerencia, fueron a visitarla. Sentimos que tiene demasiado conocimiento intuitivo sobre alquimia que puede explicarse con la palabra "intuición" o por casualidad. ¡Sentimos que ella es la reencarnación de un devoto de Sir Francis Bacon! 
Su siguiente experimento también se refería al alcohol. Lo que hizo fue hacer la tintura fija de antimonio como lo reveló Basilio Valentine en su libro Triumphal Chariot of Antimony. Una vez que tuvo el producto tipo chicle, lo maceró con alcohol puro de grano. Luego ella destiló el alcohol de la goma de mascar antimonial. Ella llamó a esto "AA" o alcohol purificado con antimonio. 
Pero no tenía idea de para qué era. Ella estaba actuando por pura intuición. Le conté a mi amigo Kurt, en Salt Lake City, sobre ella. Se sintió impulsado a llamarla y le dijo que podía usar el "AA" como medicina. La dosis fue una gota por día en un poco de vino tibio. O, si podía manejarlo, dos veces al día. Betty tuvo otros experimentos, pero el punto principal de este artículo es describir los efectos que el "AA" tuvo en ella. Ella me escribió sobre esos efectos. 
Antes de eso, Jim llamó para contarme lo mismo. Mencionó, y ella no, que tenía una afección cardíaca que le impedía caminar. Después de tomar el AA durante veinte (20) días, descubrió que podía caminar 5-6 cuadras. ¡Jim comenzó a tomar el AA y descubrió que sus niveles de energía se cuadruplicaron! Ahora, en la carta de Betty, relató que después de comenzar el régimen de una gota de AA en una onza de vino tibio, mañana y tarde, experimentó una interrupción de los dolores en el pecho que generalmente tenía y que controló tomando el medicamento Vasodyline, un dilatador vascular. 
Después de los primeros dos días de tomar AA, pudo detener su rutina diaria de Vasodyline (10 unidades tres veces al día) y no tuvo más dolores en el pecho. Si bien se sintió mucho mejor física y mentalmente, experimentó un efecto secundario inusual. Es decir, cada 3-4 días, alrededor de las 11:00 a.m., tenía mucho sueño y tenía que dormir la siesta. ¡La 'siesta' a veces duraba todo el día! 
Sin embargo, siente que esto pasará con el tiempo. Que tal vez es un ajuste realizado por el cuerpo. Ella también es diabética. Ella toma insulina, pero ha disminuido la dosis de 44 unidades por día a 32. Su producción de orina, anteriormente 8 veces por día, ahora es normal una vez por la mañana y otra por la noche, en términos de frecuencia. Ella ha notado que la orina contiene una sustancia clara y viscosa que recubre los costados de la misma y que flota en delgadas cuerdas coaguladas. Nuevamente, ella piensa que estos son desechos que el cuerpo ahora puede eliminar debido al AA. Finalmente, ella tuvo una trompa de Eustaquio bloqueada que causó una pérdida auditiva. Desde que tomó el AA, la trompa de Eustaquio se ha desbloqueado y su audición, en parte, se ha restaurado. ¡Increíble! Mi opinión es que ella ha sido capaz de hacer una especie de "avance" intuitivo ayudado y alentado por varias personas. 
Parecería que una línea fructífera de investigación sobre el alcohol purificado con antimonio está abierta, y una que ha demostrado ser muy prometedora desde el punto de vista medicinal. Ahora, el alcohol que está pulsando o "resonando", esto también puede ser prometedor como medicamento. También los frutos de algunos de sus otros experimentos con alcohol. Ella es una verdadera pionera en esta área, como lo demuestra su voluntad de probar los productos finales sobre ella misma. Les ruego, mis compañeros alquimistas que leen esto, que dirijan algunos esfuerzos en este sentido. Con varios investigadores que investigan las diversas propiedades de las preparaciones de alcohol, se revelarán nuevos hechos para permitir que todos nuestros prójimos vivan con mayor salud. La historia de Betty continúa … 
“En una conversación posterior con Jim, indicó que en su ingestión de AA, notó, como se indicó, mucha más energía. Además, había sido alérgico al café. Causaba dolores intestinales y otras molestias físicas. Mientras tomaba el AA, podía beber tanto café como quisiera sin molestias. Además, contactó a Kurt y discutió el experimento sobre el alcohol (AA) con él (Kurt). Kurt le dijo que el antimonio es de hecho el lobo del veneno en el espíritu. Es decir, absorberá toda la materia venenosa de un espíritu cohobando sobre ella. Kurt había hecho la destilación en seco de la operación de plomo y obtuvo el Agua Dorada. Luego maceró esto en mineral de estibina durante aproximadamente un mes. Esto, afirmó, liberó al espíritu de los venenos. 
Luego tomó este agua dorada purificada con antimonio y la cohobó sobre la cabeza muerta (heces) que quedaba después de la destilación en seco. Este caput mortuum contiene, sin duda, sal de plomo. Esta agua dorada fue luego destilada de la cabeza muerta. Luego se volvió a cohobar y luego se volvió a destilar, etc. Esto se repitió hasta que Kurt vio cristales (la sal) en el cuello de su matraz. Lo que estaba sucediendo es que la sal estaba químicamente "casada" con el espíritu. Kurt luego tomó este líquido y lo colocó en un recipiente adecuado, lo colocó afuera para absorber las diversas fuerzas de la naturaleza, es decir, sol, frío, luz de estrellas, luz de luna, calor, niebla, nieve, etc. Kurt dijo que dentro de un año, mientras se estaba digiriendo, vio CLARAMENTE en el matraz el Signo del zodiaco, las letras del alfabeto. 
"El alfabeto de Dios" como lo llamaba. Entonces los colores comenzaron a mostrarse. El Cauda Pavonis. Una señal de putrefacción. Aquí es donde él está con esto, en este momento. (20 de noviembre de 1984) Esperará más cambios y luego ... probará algunos. Jim sintió que el líquido, en un matraz sellado, en un baño de arena, se pudriría más rápidamente. Bueno, podría ser. Nuevamente, aquí hay terreno fértil para la experimentación.”


Ahora bien, podríamos pensar que utilizar el antimonio para extraer el veneno del alcohol (“el aceite de la muerte” de Jean Dubuis) puede ser muy útil y cuadra con las propiedades magnéticas y venenosas de este mineral, pero...creo que se intoxicarán sin remedio. NO LO INTENTES!

No olvidemos que el término “alcohol” proviene del Khol árabe, un producto de cosmético que, como los espíritus, se evaporaba si se soplaba encima, ya que era un polvillo sutil que oscurecía los ojos fabricado con estibina (antimonio). Esta experiencia sería una bonita forma en que ambas materias se asociarían. Y una mala forma de morir. 

Sobre el alcohol pulsante, no se pierde nada con probar. Tal vez, se logra en la exposición algo extraordinario si damos crédito a las crónicas al respecto. Solo necesitamos el sol del Este, y quizá la clave del asunto, la luz verde encima. Digerirlo de esta forma. 

Para finalizar esta breve reflexión sobre la experiencia de Betty, cito las palabras del alquimista que me dijo que se podía elaborar un elixir de vida eterna con el alcohol, el mismo con el que inicié este artículo: 

“El Alcohol es un gran secreto, pero no todos lo conocen bien, es la vía de la inmortalidad, pero hay que resaltarlo de buena forma para tener efectos duraderos… con un alcohol tratado con nuestro arte, usted vencerá al Cáncer y todos los estadios que no son armoniosos con la salud del hombre. No se ha fijado que en los brindis se dice SALUD, ¿por qué será?” 

Ahora bien, analicemos un poco qué hace Betty con su solución de tintura de antimonio a la que le añade alcohol y destila el producto de esta mezcla, que le dejaría en poder de un elixir interesante. Ella afirma que extrajo la receta para preparar la tintura fija de antimonio de los libracos de Basilio Valentín. 

Si leemos cómo se prepara encontraremos tal vez un atajo. Primero hace el vidrio. Lo hace sin bórax, pero se asegura de batirlo o removerlo con una varilla de hierro. Atención al detalle. Si en el antimonio líquido metemos cualquier metal, como “lobo feroz” de los metales, lo devorará. Esto significa que al remover con la varilla de hierro deja partículas del metal de hierro, que se licuan con el antimonio, y forman juntos el vidrio. 

Esto lo demostró a saciedad Lawrence Príncipe. Ahora, si se somete ese vidrio pulverizado a un vinagre destilado (como sugiere para fabricar la tintura) lo que arrastrará en verdad el vinagre será el hierro, portando la coloración característica del mismo. Por eso dice es roja. 

Vale decir que al antimonio el vinagre no le hace nada, no le podrá extraer nada más que el hierro latente (yo lo probé y no sale ninguna tintura roja). Esto significa que la tintura de antimonio de Basilio Valentín no es con Antimonio: es con hierro

Si a esa solución líquida rojiza la unimos con el alcohol tendremos una tintura de hierro. Y si se destila a cierta temperatura tal vez pasé algo de hierro en forma más coloidal, aunque esto no es seguro. Creo que hay más placebo y superstición en esta experiencia que una realidad científica. 

Revisemos para finalizar este artículo la experiencia de Juan De Rocatallada. 

Tras buscar en uno y otro lado, al final localicé en los libros de Von Bernus lo que hay que hacer, y la pista de como saber qué se obtuvo la quintaesencia del alcohol. El proceso es el que sigue: 

“El doctor Becker llega a las diversas recetas del espíritu de vino secreto, de las que cita un gran número, antes de sacar de ellas a continuación sus conclusiones. Comienza por la prescripción original de Rairnundo Lulio: "Raimundo Lulio da la primera receta en el libro De la Quintaesencia. Es por ella que comienzan las citas de Weidenfeld. Se destila el mejor vino rojo o blanco, vinum rubeum vel album, de la forma habitual para hacer de él, el agua ardiente. Esta es tres veces rectificada y bien preservada deforma que el espíritu inflamable no se evapore. El signo infalible del éxito es que, si se enciende el azúcar imbibido con él, se inflama el agua de la vida. Cuando este agua está así preparada, se tiene la materia de la que se saca la quintaesencia. Se pone este agua en un vaso circulatorio y, tras haberlo cerrado herméticamente, se coloca en el estiércol de caballo en el que el calor permanece igual. Es preciso que el calor no disminuya; sin ello la circulación (digestión) del agua sería estorbada y no se obtendría lo que se busca. Pero cuando se aplica un calor constante prosiguiendo la digestión, la quintaesencia sobrenada y se separa netamente de una parte inferior trastornada. Cuando la digestión ha durado lo bastante, se abre el vaso; si se desprende de él un perfume incomparablemente suave, que ejerce sobre cualquiera una atracción invencible, es el signo de que la quintaesencia está lista. A falta de este signo, el vaso debe ser recubierto de nuevo y puesto otra vez en digestión hasta que el signo aparezca. "Este agua ardiente, spiritus vini philosophici, tiene muchas analogías con el espíritu de vino ordinario, lo que ha impedido su descubrimiento. Pero contrariamente a este último, si se prosigue la digestión, se obtiene un aceite que sobrenada. Es la base, el origen y el fin de todos los disolventes de los Adeptos. En su simplicidad, es el más débil de todos; pero combinado con otros cuerpos, es el más poderoso de los menstruos. Aparece bajo una forma doble; la primera como un espíritu de vino ordinario, miscible con el agua; la segunda como un aceite que sobrenada. Se trata siempre sin embargo del mismo cuerpo; la diferencia no concierne sino a su pureza y sutileza. La receta de Lulio es verdaderamente exacta, pero no comprende sino una parte del procedimiento, que puede completarse por otras recetas que saco de Weidenfeld. " 
 
Para esto se utilizaría este tipo de artefacto:


A propósito, al interesado, se lo vendo.





Fuentes

Video del alcohol:  click aquí

0 Comentarios