Alkahest: El agua de los maestros




Finalmente, tras mucho meditarlo, decido publicar este libro. Sinceramente lo he rumiado bastante porque no estaba seguro si darlo a conocer o callármelo. Decidí brindar este trabajo finalmente. Y al leer este texto encontrarán la concordancia de las fotos que he ido subiendo a Instagram :  ciertos trabajos que ahora serán mejor comprendidos. 

Esta es su portada en versión digital: 

 



El libro contiene muchos textos que traduje por primera vez al español, que nos hablan sobre cómo fabricar nuestro Agua que disuelve al oro sin violencia, con tierra vulgar, con rocío, con ácidos, con sales, espíritu de vino, e incluso como lo hace Didier: con antimonio.  Incluso pongo la receta inédita de Agrícola que dice es tan buena como el Agua que vio usar a un alquimista y de lo cual ya hablé aquí.
 
Revelo por primera vez las llaves de la filosofía de Limojon de Saint Didier, que pone al descubierto los trabajos de Suchten y el hallazgo del famoso Fuego Secreto

Por lo demás, este libro no se detiene a ver quien inventó primero la palabra Alkahest, si fue Paracelso o Van Helmont, porque es un libro más operativo. 

El objetivo es práctico, y es formar un Agua que, como explica Saint Didier, sea capaz de pudrir el oro en segundos y evolucionarlo a una nueva forma. De esta precisa manera como enseña el maestro Hanuman:








Pueden adquirirlo en Kindle: click aquí

Pueden adquirirlo en papel (Tapa Dura) : click aquí

Pueden adquirirlo en papel (Tapa Blanda) : click aquí


Para finalizar, debo decir que el trabajo de investigación también tiene un costo, son horas que uno invierte a la semana, al mes, y al año, para obtener una pequeña perla de sabiduría, que quizá es un ápice al saber de la naturaleza, pero que de todas maneras le ha dedicado su tiempo y esfuerzo. 
 
En el caso de estos libros que llevo escrito me llevaron muchos años. De hecho, llevo 3 años y medio sin tomarme un fin de semana de vacaciones, sin reunirme con amigos, sin hacer salidas ociosas o banales como jugar al tenis, al fútbol, o cualquier diversión social. Me he vuelto un ermitaño mucho antes de la cuarentena para obtener este conocimiento que espero contribuya a nuestras vidas.

Este libro me ha hecho sacrificar muchas cosas y me obligó a pasar de la teoría a la práctica de forma continua. Los que me conocen sabrán que detesto la teoría sin acción. De la potencia al acto, decía un viejo amigo, también ermitaño ahora. Y tuvo siempre toda la razón. 

Disfruten este libro, vale la pena.


0 Comentarios