Algunas reflexiones y un poco de historia sobre la Panacea de algunos alquimistas



La Astaxantina es un pigmento rojo que se produce en las microalgas de agua dulce cuando a estás algas les falta nutrientes, más cierta salinidad, o le da mucha luz, y crean esta molécula. 

El salmón, la trucha y otros peces se alimentan de estas algas y por eso adquieren ese color rojizo anaranjado que todos conocemos. Una de las propiedades de estas algas es mejorar el flujo sanguíneo y reducir el stress oxidativo. Es un potente antioxidante y de ello no hay dudas. 
 
El descubrimiento de la astaxantina no es nuevo ni mucho menos (por más que algunos clamen pidiendo un Nobel) El hallazgo se produjo en 1938 a menos de Richard Kuhn, que sí recibió el premio Nobel de química, y que aisló a la astaxantina a partir de langostas. El premio lo recibió por su trabajo sobre vitaminas y carotenoides. 
 
¿Dónde está la mayor fuente de astaxantina? En los salmones (aportan unos 4 gramos de astaxantina). 




Pero se generan, como sabemos, en las microalgas. La que más produce es la conocida como haematoccocus pluvialis




¿Para que la utilizan los animales que la consumen esta molécula de astaxantina? Principalmente para evitar el stress oxidativo asociado con la luz solar, es decir, es una especie de protector solar. Es lo que se llama Hormesis, o estrés hormético. 

Les dejo este video donde podrán encontrar más información:
   

Ahora bien, ¿qué tiene que ver este suplemento descubierto en 1938 con la Piedra Filosofal? Absolutamente nada. Como dijeron todos los sabios de todas las épocas, nuestra Piedra no es otra cosa que una sal. 

Una sal que es un receptáculo de la energía universal, y es la que restaura, no nuestros nutrientes, vitaminas, o stress oxidativo, sino el bálsamo de la vida, que es otra cosa muy distinta. Sugiero lecturas de adeptos que lo concretaron y dejaron su testimonio, desde Alexander Von Suchten, hasta el testigo del poder de la piedra conocido como Helvetius y su Becerro de Oro, pasando por Cyliani y su Hermes Desvelado, que dice estas palabras sobre la auténtica Medicina Universal: 

La medicina universal es una sal magnética que sirve de envoltorio a una fuerza extraña, que es la vida universal. Tan pronto como esta sal está en el estómago, penetra todo el cuerpo hasta las últimas vías, regenerando todas sus partes, provoca una crisis natural seguida de abundantes sudores, purifica la sangre así como el cuerpo, fortifica este último en lugar de debilitarlo, disolviendo y expulsando por la transpiración todas las materias mórbidas que contrarían el juego de la vida y sus corrientes. Esta sal hace desaparecer también, por su cualidad fría, toda suerte de inflamaciones, mientras que la fuerza extraña de esta misma sal se desparrama en los principales órganos de la vida, y se determina en ellos vivificándolos. He aquí el efecto de la medicina universal, que cura radicalmente todas las enfermedades que afectan al hombre en el curso de su vida, y le hace recorrer en buna salud muchos siglos… 

 
La alquimia no está en ninguna alga, por favor no se confundan, ni en un suplemento, sino en otra cosa indeterminada y que en mis libros vengo explicando hace tiempo. Espero les sirva esta aclaración, que no es menor, para que no se pierdan, ya que el camino no es por ahí. No lo digo yo, lo dicen todos los sabios de las épocas a los que debemos respeto.




0 Comentarios