La Vía Seca de Fulcanelli - Dujols - Canseliet ¿Cuál es la materia o Dragón Negro?

Fuente de la imagen: click aquí


Desde hace varios años se sospecha que Pierre Dujols ha sido al menos una de las plumas de los libros de Fulcanelli. Para quien haya leído su opúsculo conocido como Hipotiposis, pocas dudas cabrán, porque utiliza casi la misma erudición y conceptos que volvemos a ver repetidos en la obra de Fulcanelli. 

Tomo un ejemplo, el relacionado con los rayos del Sol: 

Dulojs: Ciertos autores, y no de los menores, han pretendido que el mayor artificio operatorio consiste en capturar un rayo de sol y en aprisionarlo en un frasco cerrado con el sello de Hermes. Esta grosera imagen ha causado que se rechace la operación como algo ridículo e imposible. Y, sin embargo, es literalmente verdadera, hasta el punto de que la imagen forma cuerpo con la realidad. 
Fulcanelli: Captad un rayo de sol, condensadlo en una forma sustancial, nutrid de fuego elemental ese fuego espiritual corporeizado, y poseeréis el mayor tesoro de este mundo. 

Precisamente esta operación es posible, pero no como siempre se la han imaginado y que Dujols pone en evidencia. Ahora bien, siempre se ha debatido sobre la participación del antimonio en la Vía Seca. Los hay quienes no dudan de que es la materia apropiada para dicha operación. Su simbología la vemos regada por todas partes, y suena lógico. 

Libro de Notas de Flamel, BiblNacParis-1700



Pero Fulcanelli mismo niega que lo sea diciendo: 

"En cuanto a la estibina mineral, no posee ninguna de las cualidades requeridas y, de cualquier manera que se la quiera tratar, no se obtendrá jamás de ella ni el disolvente secreto ni el mercurio filosófico." 

Basilio Valentín también niega que pueda conducirnos a la Piedra Filosofal y hasta desprecia al régulo estrellado. 

"Varios han creído que esta estrella era la materia de la verdadera Piedra de los filósofos, creyendo que era necesario que fuera así porque la Naturaleza había formado esa estrella de buen grado. En cuanto a mí, lo niego y sostengo que estas personas, estando desviadas del camino regio, toman un camino para ir a lugares deshabitados, donde no hay más que buhos y aves de rapiña, que hacen ahí sus nidos."

Pero si así es ¿por qué tantos se empeñaron en trabajar con dicha materia? Porque Flamel parece indicarlo, Filaleteo también, y a fin de cuentas, Fulcanelli es muy ambiguo, y tan pronto como lo niega luego lo afirma. Por eso su discípulo, Eugene Canseliet trabajó por más de 50 años con el antimonio o estibina. 
 
Sin embargo, y volviendo a Dujols, con qué materia trabajaba él. En un manuscrito de su puño y letra podemos darnos cuenta: ¿Será por eso que Fulcanelli dice estas palabras?: 

"Este símbolo ofrece el mismo significado que la letra G, séptima del alfabeto, inicial del nombre vulgar del Tema de los sabios, que figura en medio de una estrella radiante. Esta materia es el antimonio saturniano de Artefio, el régulo de antimonio de Tolio y el verdadero y único stibium de Miguel Maier y de todos los adeptos. "
 
La Letra G, inicial del nombre de la materia…la galena. Veamos que receta ofrece Dujols para preparar su regulo: 

Los materiales a tratar son: mina galena , tan rica como sea posible y bien machacada en un mortero para tener una entrada grande para atacar el hierro - esta debe ser en limaduras puras, no oxidadas, brillantes, para que así dividido, el hierro sea más sensible al ataque. Cuando los materiales están listos, se enciende el horno y se procede de la siguiente manera: • hacer un gran crisol de barro a fuego alto: echar en él, fraccionado, con la ayuda de una cuchara de hierro, los siguientes materiales, mezclados de manera que queden bien mezclados:
 
• Mina galena, rica y pulverizada (no a la plancha), a la que se añadirá un poco de sensible galena. 
• Limaduras de hierro puro, no oxidado y brillante (limaduras de pinchos) (cuidado con la presencia de cobre). 
• Carbonato de potasio: esta última materia es un fundente indispensable para facilitar la fusión (tartrato de los filósofos). 1. diente de ajo. 2. Galena arsenical (roble hueco) . 
 
No solo eso, sino que revela, en el margen derecho, como bien podemos observar, unas notas en números romanos que señalan las proporciones de estas materias. Para la Galena 1000, para el hierro, 500, y para el carbonato de potasio 250. 



 
Pero usted pensará que Canseliet, con lo inteligente que era, ¿no tomó en consideración esta información? Aventajado en conocimientos y con la disposición de los mejores manuscritos en francés, y habiendo pasado 50 años de penosos trabajos en la Vía Seca, ¿Cómo piensa usted que no haya experimentado con Galena?. Le dejo para que lo reflexione. Y también para reflexionar si Canseliet a fin de cuentas no logró el secreto y prefirió callar, pasar como un alquimista que fracasó, que gozar de mayor fama de la que tenía considerando lo peligroso que habría sido dar a conocer que estaba en posesión de la Piedra Filosofal.

No olvidemos lo que decía su maestro:

En la Ciencia. en el Bien, el Adepto debe para siempre CALLAR.



 

0 Comentarios