El oro de los Filósofos: conversaciones con el adepto Rikveda




Como digo en la sinopsis del libro, esto que se escribe no es habitual. Y no obedece a mis intenciones, sino, tal vez, a las de mi entrevistado, nada menos que Rikveda, el mismo de mi libro Ambrosia: la bebida de los inmortales. Aquel fue un intento de acercamiento a la Gran verdad, pero tímido y restringido para los pocos que comprendieran. Ahora, en este libro, el resultado es demasiado revelador, demasiado explícito, como para que cualquier persona que ha perdido su tiempo en vías naturales, minerales, o metálicas, por fin y definitivamente, vuelque su mirada a la materia correcta con la que debemos abocarnos para trabajar. 

Una vez un sabio dijo que nuestra materia remota no se encuentra en la tierra de los vivos, y decía la verdad. Por tal motivo siempre fracasan los alquimistas, por trabajar con materias determinadas por la naturaleza, algo que vengo repitiendo desde el primer libro publicado. Cuando se trabaja en el reino de lo determinado, el resultado es determinante y esperable. Pero cuando se hace uso de algo que no tiene forma, los resultados son más grandiosos. Ha sido un largo camino para demostrar esta verdad, y nunca será mejor reflejado que gracias a las sabias palabras de Rikveda. 

Por lo demás, este hombre me dio una muestra de su sabiduría y la belleza de la Piedra Filosofal verdadera, auténticamente nacida de una materia sin determinación, que tiene tanto el rico como el pobre, y que se encuentra donde vaya el hombre. Es esta misma materia que ahora estás viendo debajo de estas palabras. 



 
Conformada por pequeñas esferas de cristal, brillantes, recuerdan una vid. En el libro que ahora sale publicado está el proceso para obtenerla con pocos gastos, y abandonando los peligros antimoniales, el gasto excesivo en oro común (el nuestro es más noble que el metálico) y evitando lidiar con hornos incendiarios de elevadísimas temperaturas. El despilfarro de crisoles, materiales, minerales, metales, que no nos sirven para nada y nos alejan infinitamente de la Gran Obra verdadera. 

Este libro es lo mejor que he escrito en muchísimos años, es algo que he pensado muchas veces si publicarlo o no hacerlo. Pero entiendo que se vienen días difíciles para el mundo, y quedarme con este secreto solo para mi no ayudaría para nada a la humanidad y por eso Rik me pidió que le diera forma. Y sonará a cliché lo que digo, pero es la realidad. Estamos arruinando el planeta, la ecología se está viniendo abajo, y las epidemias asolarán junto al cambio climático, donde no habrá Piedra que nos salve y ni siquiera los inmortales que circulan por el mundo se salvarán, si no hacen algo para frenar la barbarie humana. 

Por primera vez, lo que se explica en aquel libro trae a tierra y de forma clara el misterio del Parergon, de la Sal de los Sabios, de los espíritus Minerales, y del vapor primordial y que cosa lo captura con mayor eficiencia. Costó añares, pero siento una enorme satisfacción como nunca la sentí, al poder dar a conocer esta obra, y porque sé que, a diferencia de mis anteriores libros, quien ponga en práctica lo que se explica en estas páginas, finalmente logrará la Piedra Filosofal, al menos como lo explica Rikveda, y entenderá, sobre todo, por qué se la llamó Piedra Filosofal, algo que jamás nadie explicó en ningún tratado antiguo. 

Saludos herméticos

AMAZON KINDLE (Español) : Click Aquí
AMAZON KINLDE (Inglés): Click Aquí

AMAZON en Papel (Español) : Click Aquí
AMAZON en Papel (inglés):  Click Aquí



0 Comentarios