Frater Albus y la manipulación del alquimista lisonjero

By | 12:19:00

La lisonjeria, como la falsa adulación, siempre fueron las herramientas de los manipuladores. Hace dos años atrás, en 2015, un hombre que respondía al nombre de Albo Forever, y que ahora se hace llamar Frater Albus, me escribía a diario preguntándome sobre la alquimia. 

Yo le brindaba la información, incluida fotos de la obra, sin pedirle a cambio absolutamente nada. Fueron pasando los meses, y este hombre, con su conocimiento incompleto de la práctica alquímica, decidió convertir su frustración en ira y en ataque hacia el que le abrió los ojos al camino del SM, este es, un servidor. 

Y no lo digo yo, lo dice él mismo en estos correos: 



Texto: "No dejamos de agradecerle a Ud. a cada instante, de manera grupal, su inconmensurable aporte que nos ilumino el camino en el Laberinto Hermético, y la ayuda particular con cada uno de nosotros"




Texto: "Escribo, primer que nada, para agradecerle todos los elementos que me ayudaron a terminar de comprender la Teoría Alquímica y sus continuas aportaciones, y más aún, de manera personal, la particular y personal guía que me supo brindar, así como los materiales que tuvo a bien compartirme"


Sí, leyeron bien. Se lo ofrecí como todo lo que ofrecía inicialmente desde esta web: totalmente gratuito. Sin cobrar nada. 

Pero ya ven como el ser humano tiene dos caras, y cuando no consigue lo que quiere a través del ejercicio de la manipulación lisonjera, lo hace con el ataque. Y ahora, desde una oscura web que no voy a nombrar, porque ni vale la pena mencionar sus desfachateces, Frater Albus y otros pobres peones que creyeron en sus paranoias, ejercen una inútil cruzada contra mi, cuando lo primero que deberían hacer es dedicarse a sus laboratorios. 

Lo peor de todo es que esa suerte de Circulo Hermético que han formado parece ser dirigido por este excelso manipulador de nombre Albus. Al punto que dos queridos alquimistas que yo tenía en estima han caído en sus redes. Pero les invito a leer los correos que inicialmente, hace años atrás, Albo Forever, o Frater Albus, radicado en la provincia argentina de salta, me profesaba.


Texto: "Quiero contarle antes que todo, que pude ponerme en contacto con otros neófitos en el estudio y practica de Nuestra Ciencia Hermética. Quizá ya haya oído algunos nombres: Yian, Agni, Carlos Medina. Hemos conformado un interesante y participativo grupo muy dedicado y estudioso en el Arte..."



Lo dramático de esta situación es que aquel círculo hermético, encabezado por Albus, creen en este manipulador, cuyo resentimiento por la gente de Buenos Aires, según pude enterarme, es algo patente y que tristemente reflejada su podredumbre intelectual.

A ellos, los que siguen a un lisonjero manipulador que vive en el anonimato, la gran frase de Cristo: 

Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. 

Sólo diré que eviten mencionar que curan personas de enfermedades incurables, como el cáncer, porque tal afirmación es atrevida y circula por este mundillo alquímico más veloz que el propio SM. Y de igual manera, ha circulado la información, totalmente veraz, de que el grupo del Círculo Hermético fue formado para infiltrarse entre los alquimistas avezados, entre ellos, Vasilius y yo mismo, para obtener información a como de lugar. 

Ahora, aquel grupo dice tener la Gran Cera Roja. Y debería aplaudirlos, si no fuera que sé que mienten a si mismos. La Gran Obra auténtica no se hace en tres días ni en tres horas. Eso, supongo, deberían de saberlo. Salvo que lo que estén haciendo sea una obra de la imaginación. Entonces el tiempo sí sería relativo.

Decir, una vez más y de paso, que el crecimiento de las plantas es un hecho con la piedra – no con el SM – y que si la tienes como debes tenerla, ni hace falta que te preguntes si lo puedes lograr. 

El jueves próximo, en un video revelación, saldré comentando muchas cosas. Entonces, los sopladores que ensucian la Gran Obra, que los hay muchos, desistirán de tocar, siquiera acariciar, el bendito Arte de la Alquimia.