El factor desconocido

By | 7:24:00
En la antigüedad podríamos pensar que ver a un hombre orando era síntoma de un acercamiento hacia la divinidad. No nos engañemos: aún seguimos pensando en ello. Por eso, al observar detenidamente la imagen el Mutus Liber que expongo, de nuevo nos asalta dicha reflexión. Un hombre orando a un Athanor, en cuyo interior hay un matraz sellado herméticamente y …vacío. Vacío. Debajo, una vela. Y en algunas versiones del Mutus Liber (la de arriba) vemos una materia familiar, esto es, agua, que rodea al matraz. 

Pero ¿está orando? ¿Qué es la oración? ¿Acaso no es un movimiento de las cuerdas vocales, y que el movimiento, como todo movimiento, no es otra cosa que un calor, un fuego secreto en potencia?. 

La música expresa la misma característica que se busca, ese «cierto movimiento». No es necesario, puestos a revelarlo, un hornillo o un calentador anafe de cualquier clase. En ocasiones, la vibración, sea como sea que provenga, es nuestro “imán” ideal para lograr la manifestación de nuestro querido Agua misteriosa. 

Este es un factor que, en general, se desconoce, no se divulga y, lo que es mucho más triste, se desprecia una vez conocido.