El antídoto contra el narcotráfico

By | 4:12:00

El otro día escuchaba aquella nueva ley de disparar a matar a cualquier avión particular que se presupone sea de narcotraficantes, en el caso de no responder por radio. Creo que es la forma ruda de enfrentar el flagelo de la droga

La droga, después de todo, no existiría si la gente no tuviera vacíos existenciales, si no se sintiera tan presionada por el mundo en el que vive, si no existieran sufrimientos. Pero una vez se introduce uno en la droga, es difícil salir. Y no se trata de mera voluntad, la droga afecta partes sensibles de nuestro cerebro impidiéndonos gobernarnos a nosotros mismos. 

Pero existe un método para salir de la droga. No popularizado, pero muy eficaz. El autor William S Burroughs nos relata en su libro El Almuerzo Desnudo como probó dicho método y salió de la droga efectivamente. 



Se trata de probar el tratamiento con la apomorfina, un compuesto obtenido al hervir morfina y ácido clorhídrico. Desde siempre tal compuesto se utilizó con fines eméticos, para provocar vómitos ya que actúa en el cerebro posterior del individuo. 

Dejemos que Burroughs nos narré un poco su experiencia personal y el estado en que se encontraba cuando conoció la cura: 
«Encontré esta vacuna (la apomorfina) al final del trayecto de la droga. Estaba viviendo en una habitación del barrio moro de Tánger. Hacía un año que no me bañaba ni me cambiaba de ropa, ni me la quitaba más que para meterme una aguja cada hora en aquella carne fibrosa, como madera gris, de la adicción terminal. » 
La apomorfina actúa sobre el cerebro posterior para regular el metabolismo y normalizar el flujo sanguíneo, de forma tal que el sistema enzimático de la adicción se destruye en un periodo de cuatro a cinco días. 

Burroughs lo probó y en 48 hs la adicción había desaparecido prácticamente, esa visceral necesidad de clavarse una aguja en el brazo. El hombre antes había pasado por infinidad de tratamientos y ninguno había funcionado porque no atacaba el centro de la adicción de la droga en el cerebro. La apomorfina si lo hace. 

No sé si en los centros de tratamientos en diferentes partes del mundo proponen esta forma de cura, pero habría que investigar más para evitar los efectos vomitivos que genera dicha droga y dejar únicamente el efecto buscado que es erradicar los centros de adicción metabólicos. 

Esta es, a fin de cuentas, la auténtica forma de acabar con el narcotráfico: sanando a las personas con una droga que acabe con lo que la otra ha generado. Una forma de antídoto ante un veneno mortal.