El Vaso de la Obra

By | 8:03:00

Se ha pensado siempre que el Vaso de la obra es donde se cuecen las materias, cosa lógica después de todo, porque hay que utilizar materias de una u otra forma; y sin embargo, el auténtico Vaso no es un vaso vulgar sino una materia en sí misma en cuyo interior combaten nuestros antagonistas. Esto puede resultar complicado de ver sin experiencia. Pero es un error pensar que se trata de un crisol, un matraz o balón de algún tipo nuestro Vaso. No es nada de eso. Es una materia que contiene, y por eso se la define como Vaso. Preocuparse del tamaño del crisol, del frasco o matraz que emplearemos, como si fuera parte clave de la obra, es perder el tiempo. Quizá la mayor dificultad de entender esta Ciencia es que se suele entremezclar con la química tradicional, y el resultado es una mezcla de disposiciones que no llegan a beneficiarnos del todo.Que se sepa, sin embargo, que el Vaso de la obra es nuestra «tierra filosofica» donde se riega y se seca para que crezca nuestra semilla solar.