El Fuego en la Gran Obra

By | 8:30:00

La experiencia me ha enseñado que el fuego vulgar es dañino a nuestra obra. La retrasa, la demora, le resta calidad a la materia, o sencillamente la mata.

Por eso, los sabios de todas las épocas aconsejaron la utilización del misterioso fuego secreto, que se hace robando del vientre del aire su materia. La forma de lograrlo es mediante el fuego de naturaleza que todos los cuerpos tienen consigo.

Existen diversos dispositivos: cada uno diseñará alguno acorde a su intelecto. Pero siempre que se respeten los principios todos serán utiles a la Gran Obra. 

Ahora bien, sólo para las proyecciones el fuego vulgar entra en los trabajos de laboratorio: porque es necesario fundir el plomo o el estaño y sólo se hace con fuego vulgar. Pero obtener la materia de nuestros desvelos no requiere nada de eso.