¿Cómo pudo surgir la idea de una medicina universal?

By | 8:17:00

El hombre antiguo, carente de medios masivos - televisión, shoppings, iPods, etcétera - era mucho más observador y atento que nosotros con la naturaleza. Pasaba sus días en contemplación, observando como la naturaleza lo deslumbraba. 

Las noches llegaban, y las luces de candelas se encendían. No había mucho más que hacer en las oscuras noches del medievo y mucho más atrás. Así descubrió que había fechas en que todo se renovaba con un esplendor increíble, para luego morir en otras fechas y volver a renovarse llegada la fecha propicia. 

Estableció las estaciones, basado en su observación. Y en esa observación atenta meditó qué cosa puede estar sucediendo en la naturaleza que se renueva, que vuelve a florecer todo. 

Sospechó que existía un espíritu oculto que era un motor en todas las cosas, que las agitaba y les daba vida cuando la ocasión lo permitía, esto es, en el calor suave de la primavera. Ese espíritu debía poder atraparse, porque ese espíritu era un auténtico regenerador de la naturaleza. Contenía la fuerza universal y la vida misma. 

Si se podía atrapar, condensar, y mantenerlo en un envoltorio que permitiera su captura, se podía lograr algo que regenerara, como lo hacía la naturaleza con todas las cosas, el cuerpo en decadencia del ser humano. 

Así, el antiguo se propuso atrapar ese espíritu universal. Surgieron ideas de imanes salinos, de rocíos, de lluvias, todo aquello que viniera del aire mismo: porque si había un lugar donde viviera ese espíritu debía ser el aire. 

De ahí que los sabios lo sentenciaran diciendo: «se oculta en el vientre del aire». 

Pero el problema siempre fue apresarlo. Es una fuerza dinamica, viva, en constante movimiento, ¿cómo atrapar algo así? Comprendió el antiguo que había formas de arrancar el secreto del aire, seduciendo el aire con otro aire. O utilizando un vehículo que ya lo contuviera como el rocío, el hielo, la escarcha, la lluvia, la niebla, etcetera. 

Una vez el antiguo encontró la forma de manifestar ese espíritu universal comprendió el alcance del mismo y el poder reconstitutivo que guardaba, capaz de curar todas las cosas aquí abajo. 

Este ha sido, me atrevo a sugerir, el origen de la medicina universal que, muchas veces, se confunde con la mera transmutación de los metales.